martes, 16 de febrero de 2010

El enemigo está en casa: un repaso por crímenes que comprometieron a familiares

El enemigo está en casa: un repaso por crímenes que comprometieron a familiares
Los asesinatos que remecieron Lima tienen un denominador común: sus autores tienen la misma sangre y son jóvenes

FUENTE: http://elcomercio.pe/noticia/415357/enemigo-esta-casa-repaso-crimenes-que-comprometieron-familiares

Por Alonso Ramos

De un tiempo a esta parte, se ha vuelto común saber que detrás de un sonado crimen se encuentra un familiar o un allegado.
El último ejemplo lo protagoniza una chica sin problemas económicos y con estudios universitarios.
Su nombre: Elizabeth Espino Vásquez, quien no dudó en matar a su madre, la prestigiosa abogada Elizabeth Vásquez, para quedarse con su fortuna.
Incluso, se dio el lujo de acudir a su entierro y llorarla.
Pero antes de que se conociera que esta joven de 21 años arruinara su vida por la desmedida ambición, hubo otros casos que también impactaron en la opinión pública protagonizados por jóvenes que recién empezaban a vivir.

CASO TOZZINI BERTELLO
El primer antecedente sobre un presunto parricidio involucra a los esposos Nello Tozzini Azabache y Ana Rosa Bertello Másperi, y al hijo mayor de ambos, Nello Tozzini Bertello. El asesinato, ocurrido el 18 de marzo de 1997, estremeció a la clase alta limeña en aquel entonces.

Luigi y Fiorella Tozzini Bertello, hijos de Nello y Ana, fueron acusados de ser los autores intelectuales de la matanza.
Increíblemente, el caso no ha sido cerrado hasta ahora, por lo que no se ha podido identificar a los verdaderos culpables.

CASO GIULIANNA LLAMOJA
Hoy está entregada a Dios y a su faceta poeta.
Pero el 5 de marzo del 2005, Giulianna Llamoja Hilares, presa de la ira, ocasionó la muerte de su madre María del Carmen Hilares Martínez (47) al inferirle 65 puñaladas en el cuerpo.
Tenía 18 años cuando cometió el crimen. Al igual que Elizabet Espino, su papá era una conocida autoridad del Poder Judicial.
Salió en libertad el 21 de mayo del 2009 gracias a los beneficios penitenciarios.

CASO MARCO ANTONIO
No se trataba de un familiar ni de alguien que viviera con él, pero el asesino de Marco Antonio estaba cerca.
Jorge Glenni Ponce (22) pudo codearse con el mundo de la moda gracias a la atención que le prestaba el estilista más famoso del país.
Glenni no tenía oficio conocido y se juntaba con gente de mal vivir.
Pese a ello, se las ingenió para ingresar a la vida de Marco Antonio y convertirse en su amante.
La confianza del maquillador tuvo un alto precio: fue asesinado cruelmente en su vivienda el 9 de julio por Coco, como llamaban a Glenni, quien hoy purga prisión.

CASO FEFER
Todos los dedos acusadores han apuntado a Eva Bracamonte y Liliana Castro. Tanto así, que ellas actualmente se encuentran presas acusadas de ser las autoras intelectuales del asesinato de la empresaria judía Myriam Fefer, acontecido el 15 de agosto del 2006, a manos de un sicario colombiano.

Hasta allí no pasaría de ser un crimen más si no fuera porque Eva era hija de Myriam Fefer. El caso aun no tiene sentencia.

No hay comentarios: