miércoles, 13 de enero de 2016

HOMERO. CANTANTE “Me había convertido en una máquina”

HOMERO. CANTANTE
“Me había convertido en una máquina”
Nuestro Director Ejecutivo, Carlos Cárdenas Borja y Homero
Baladista peruano encontró en lo espiritual el equilibrio necesario para no perderse. Prepara su debut cinematográfico en filme coprotagonizado con el cantante andino William Luna.
Juan Manuel Fernández tiene 43 años de carrera artística, pero casi nadie lo conoce por ese, su verdadero nombre. Todo cambia si decimos que se trata de Homero, cantante que continúa en plena actividad y está a punto de debutar en el cine.

–¿De dónde vino su nombre artístico?
–El dueño del estudio fotográfico Luz y Sombra, Alejandro Barnechea, era amigo de un tío mío. Cuando fui a que me hiciera fotos artísticas, me reconoció. Me dijo que necesitaría un nombre artístico y que al día siguiente, cuando fuera a recoger mis fotos, me lo daría. Me dijo que sería ‘Homero’. Le pregunté por qué. Me dijo que tenía un sonido especial y que la sílaba ‘hom’ abría puertas… Acepté y a partir de entonces, desde 1973, quedó ese nombre.

–¿Se le abren más fácil las puertas para la difusión por tener usted una carrera tan amplia?
–No necesariamente. Los sistemas han cambiado. Empecé hace poco más de 40 años. Los medios ponían un poco más de oído a las cosas. Íbamos a la radio con un disco nuevo. El programador lo escuchaba y decía si le gustaba o no. Ese diálogo se ha cortado. Se ha automatizado la radio, pero los que estamos en esto tenemos que seguir produciendo.

–¿Qué ha producido últimamente?
–En febrero editaré un nuevo CD que he grabado en México. También estoy haciendo mi primera película, Dos amigos, una historia. Tengo el coprotagónico con William Luna. Es una película musical, con mensaje. Estamos en los últimos días de grabación. Participan el hijo y el nieto de Jorge Negrete, también están Hernán Romero, Reynaldo Arenas, Teddy Guzmán y Erick Elera. Con él acabo de grabar una bachata a dúo: Mía.

–¿Esta película es su primera incursión en la actuación?
–En cine, sí. Antes he hecho cortometrajes y videoclips. El director de la película falleció hace ocho meses. Tuvimos que retomar el proyecto con Antonio Landeo, con quien la estamos terminando.

–¿Le resultó difícil actuar?
–Todos los cantantes tenemos algo de actores. En la película hay momentos maravillosos. Hay una escena muy fuerte con William. Él cae en la depresión y en el alcohol. Yo lo rescato. Es una escena muy fuerte. Cuando terminamos de grabar, el director nos dijo que se notaba que habíamos ensayado muchísimo la escena. Le dijimos que no era tanto así, sino que llevábamos en el corazón lo que íbamos a hacer.

–¿Tendrá algo que ver las convicciones religiosas que usted y William comparten?
–Tanto él como yo somos cristianos. Eso nos ha hecho un poco más humanos y más sensibles a la realidad que vivimos. No es una película cristiana, pero tiene mensaje sobre las drogas. Mucha gente llena sus vacíos con eso, pero realmente quien llena los vacíos es el espíritu y el amor de Dios. El director, que falleció, tenía pensado que el mensaje era decir que no se necesita ni drogas ni alcohol para tener éxito en la vida. Eso lo mantendremos.

–Su acercamiento al cristianismo, ¿derivó de una situación extrema?
–Me di cuenta de que me había convertido en una máquina, cantando, viajando y ganando premios. ¿Y qué más había detrás de eso?, me preguntaba. Sentía que había vacíos. Afortunadamente no los llené con alcohol o drogas, sino con la palabra de Dios. Nosotros venimos de una época en la que ser artista era una pasión, pero ahora se ha tergiversado un poco. La vanidad gana. Eso hay que equilibrarlo y creo que lo hemos conseguido.

–¿Qué fue lo que lo llevó a ser cantante?
–Cuando ingresé al jardín de infancia, cantaba. Poco antes de ingresar a la UNI para estudiar ingeniería electrónica me llevaron al programa de TV de Rulli Rendo. Me probó y me pidió que debutara a los pocos días. Lo hice y a las dos semanas Freddy Roland me invitó al Festival de Sullana. Canté Un pañuelo y una flor. Me premiaron como la revelación del festival. Una disquera me pidió grabar el tema y fue un éxito. Dejé la universidad entonces.

“Lo mío siempre ha sido la balada, pero cuando estaba en México grabé salsa y un disco de música criolla, además de música cristiana”

FUENTE:
Fidel Gutiérrez M.
http://www.elperuano.com.pe/noticia-%E2%80%9Cme-habia-convertido-una-maquina%E2%80%9D-37032.aspx


No hay comentarios: