domingo, 16 de octubre de 2011

¡Lo que usted mande, señor alcalde!

¡Lo que usted mande, señor alcalde!
En el Perú aún existen pequeños reinos gobernados por alcaldes corruptos y déspotas. Una problemática que suele estar focalizada en regiones alejadas, con recursos naturales y presencia de actividades ilícitas. 
Ex alcalde de Nuevo Chimbote construyo un monumento en honor a él y su famila.
Lo instalo en la plaza de armas de dicha ciudad 
El abuso de poder por parte de los regidores locales peruanos va desde el despilfarro y apropiación indebida de los recursos públicos, pasando por el despotismo, la intimidación y las agresiones hasta llegar al asesinato para eliminar a quienes entorpezcan su peculiar ”forma de gobernar”.

Los alcaldes “todopoderosos” en casi todo los casos, logran terminar su mandato y aquellos pocos que finalmente terminan en el banquillo, es gracias a denuncias periodística o a que han perdido la alcaldías a manos de sus rivales que sacan beneficios políticos de sus enjuiciamientos.

Esta es la primera entrega de una serie de reportajes que RNW ha realizado sobre la extralimitación de poder de regidores locales en algunos países latinoamericanos.

Señores feudales
Desde hace años, la situación en varias regiones es muy compleja. Tal y como señala la Directora del Instituto de Cultura Política del Perú, Denise Ledgard: “la raíz de estos comportamientos se encuentra en una gran reforma estructural que se hizo en el año 2002-2003, cuando se produjo la reforma constitucional y se pensó en la descentralización”.

Sin embargo, Ledgard advierte que lo que pretendía crear un estado moderno y descentralizado, terminó siendo una simple ley que dividió el Perú en regiones y éstas en localidades que se manejaran con su propio presupuesto. Indica Ladgard, que a partir de este momento los alcaldes cuentan con “una autonomía casi irrestricta, lo que provoca que el alcalde tenga por ende, mucho poder”.

El analista político y Vicepresidente del Parlamento Andino, Alberto Adrianzén, localiza estos sucesos dependiendo “de si tienen o no el canon de los recursos naturales, ya que hay provincias extremadamente ricas, como consecuencia de la existencia de gas, petróleo o cobre”. En este sentido, Ledgard recalca que estas regiones “se han convertido en pequeños reinos, en pequeños feudos localizados, sobre todo, en zonas selváticas”.

Para la muestra, varios botones

Dos hechos han llamado especialmente la atención en los últimos tiempos en el país andino. En primer lugar está el sonado asesinato de 14 chamanes en la selva peruana, detrás de los cuales podría estar el alcalde de Balsapuerto, Alfredo Torres Rucoba. El otro caso se refiere a la denuncia de que “en más de la mitad de los ataques, agresiones e inclusive asesinatos a periodistas, se encuentran directamente implicados regidores locales”, como comenta la Secretaria General de la Asociación Nacional de Periodistas del Perú, Zuliana Lainez.

Laínez menciona como el caso más sonado, debido a su repercusión internacional, el asesinato del periodista Alberto Rivera Fernández, en 2004, en la localidad de Coronel Portillo. Su alcalde Luis Valdez Villacorta, actualmente preso por narcotráfico, es señalado por pobladores, colegas y familiares de Rivera como el autor intelectual del crimen. El periodista había denunciado reiteradamente desde su programa de radio, las irregularidades de la gestión del alcalde y sus nexos con el tráfico de drogas. A pesar de las pruebas presentadas, los jueces decidieron declarar inocente a Valdez por el asesinato del reportero. 

Otra de las muestras de poder de estos “alcaldes feudales”, que una vez que llegan a sus cargos “hace y deshacen” como señala Ledgard, es el caso del ex alcalde de Nuevo Chimbote, Valentín Fernández Bazán, que en la actualidad se encuentra detenido en Colombia. Ha sido retenido debido a la querella presentada por el fiscal, Lorenzo Javier Melgarejo, por haber atentado contra su honra, tildándolo de delincuente en una ceremonia pública. Pero el ex alcalde también ha sido denunciado en decenas de ocasiones por lavado de activos, así como por delitos contra la administración pública.

Denuncias que nunca han sido tomadas en serio por las autoridades judiciales. En la región era muy conocido el carácter autoritario y los atropellos de Fernández Bazán quien quizás, con el ánimo de dejar claro a sus gobernados quien mandaba, se hizo construir una estatua de él y su familia en el centro del pueblo. Claro está con dineros públicos.

Por otro lado, está el caso sobre las muertes de los chamanes en el Perú. En la localidad de Balsapuerto, en la selva norte del país, su alcalde Alfredo Torres niega su responsabilidad en la muerte de 14 curanderos indígenas. Pero resulta ser el principal sospechoso, debido entre otras causas, a que hizo campaña abierta en las elecciones pasadas prometiendo que dentro de sus acciones estaría el eliminar a los brujos. Además de los testimonios de varios chamanes sobrevivientes que identifican a su hermano como el asesino.


Narcotráfico, madereras y minerías ilegales
Tal y como señalan los especialistas sobre el tema, los principales focos de corrupción se encuentran en las transacciones provenientes del narcotráfico, las madereras y las minas ilegales.

Como comenta Ledgard “cuando se juntan el narcotráfico, con negocios de madera y minería ilegal, esto provoca una bomba, ya que no hay nada que hacer”. Por su parte Alberto Adrianzén recalca que en “el caso del narcotráfico, se calcula que este negocio podría estar dejando 100 millones de dólares, solamente para la corrupción. Por lo tanto se puede imaginar lo que se puede hacer con 100 millones de dólares, cuando una campaña electoral presidencial cuesta 10”.

La ley de la selva
¿Pero qué es lo que hace que en una democracia apegada al estado de derecho como la del Perú, persistan y se repitan estas prácticas políticas más dignas de la edad media?. La respuesta es sencilla y seguramente conocida: la impunidad. “Mientras ellos están en el cargo, no hay nada que se pueda hacer” señala Ledgard. Y es que la coyuntura es alarmante, ya que estos alcaldes en ocasiones “compran jueces, fiscales, policías”, con lo que hacerles frente es una tarea casi imposible.

Es por ello que no llama la atención que los casos de corrupción sean descubiertos con posterioridad a sus mandatos, salvo algunos casos en los que valientes reporteros locales se enfrentan a sus intendentes. Desde la Asociación de Periodistas, Zuliana Laínez afirma que “siempre hemos dicho que pareciera que en este país, desde los últimos 10 años, el peor enemigo de la prensa parece ser casi siempre una autoridad regional o local”. Ledgard por su parte añade que “la impunidad, al menos para mí, es uno de los problemas más serios que tiene este país, provocando que la gente tenga una total falta de confianza en las autoridades”.

Carlos Alfredo Cárdenas Borja,
abogado peruano especialista
en derechos
humanos y procesos
constitucionales
Por su parte el abogado y especialista en Derechos Humanos y procesos constitucionales, Carlos Alfredo Cárdenas señala que “los Procuradores, que tienen que defender a la municipalidad, no lo hacen por temor a perder su puesto de trabajo. Que yo sepa, hasta ahora no conozco ningún procurador, que ya haya denunciado a su propio alcalde”.

No obstante, Cárdenas cree que todo esto va a cambiar: “El actual parlamento, está pidiendo endurecer las penas de cárcel para aquellas autoridades que sean electas mediante el voto popular, para de esa manera sancionar a las que tengan indicios razonables de haber cometido ilícitos penales”. Cambios que no sólo pasan por lo legal sino por fomentar una cultura política que haga entender a los regidores locales que son elegidos para trabajar por su comunidad y no contra ella. 

Por Luisa Fernanda López y Mauro Tomasini
(Radio Nederland, la emisora internacional holandesa. 24 horas de noticias, análisis e información en español).
Publicado el : 16 Octubre 2011 - 9:27 de la mañana

No hay comentarios: