lunes, 10 de octubre de 2011

Daniel Abugattas: Al Congreso entraba cualquiera

Daniel Abugattas:
Al Congreso entraba cualquiera
Daniel Abugattas Majluf, Presidente del Congreso Peruano
Tal como lo había anunciado, el presidente del Congreso, Daniel Abugattás, dio a conocer ayer un primer grupo de cuatro funcionarios del servicio parlamentario que presentó certificados, grados y títulos profesionales falsos para poder cumplir con los requisitos que exigía su puesto de trabajo. Una verdadera vergüenza que empaña la alicaída imagen del Legislativo y que revela la inexistencia de un verdadero mecanismo de control para verificar la información que entrega el personal que se contrata en el Parlamento.

El informe 473-2001-DRH-DGA/ CR, solicitado al Departamento de Recursos Humanos del Congreso por acuerdo de la Mesa Directiva, determinó que los trabajadores Roberto Ruales Pérez, Folgges Luis Hayashi Bejarano, Délano Marcelo Navarro y Gloria Telly Dergan Alcántara, contratados en gestiones anteriores, dieron una falsa información sobre sus estudios superiores realizados. “Estos hechos se corroboraron tras revisar el legajo personal de cada uno de ellos”, señala el documento. Es decir, mostraron un cartón de estudios ‘bamba’.

Abugattás reiteró que estas cuatro personas detectadas forman parte de un grupo de 18 funcionarios que están siendo evaluados actualmente y afirmó que en los próximos días se irán dando a conocer al resto de infractores. Estos, aseveró, serán denunciados por la procuraduría del Parlamento ante el Ministerio Público por el delito de falsedad genérica, el cual se castiga hasta con cuatro años de prisión.

“Estamos trabajando por un camino recto en la administración del Congreso y seremos implacables en la moralización al interior de este poder del Estado”, expresó tras señalar que el objetivo es poner en orden el legajo de todos los trabajadores del Legislativo para poder iniciar y afianzar un verdadero proceso de la meritocracia”, manifestó el presidente del Congreso.

LOS VIVOS DEL CONGRESO

El pasado 15 de agosto, la Universidad Nacional de Ingeniería dio a conocer al jefe del Departamento de Recursos Humanos del Parlamento, Sandro Coronado, que el nombre del señor Folgges Luis Hayashi Bejarano no figura en los libros de registros de bachilleres de dicha casa de estudios.

Hayashi Bejarano, empleado reincorporado el 1 de junio del 2011 por mandato judicial y que labora en el Grupo Funcional de Almacén del Legislativo con la categoría F-1, había señalado que era titulado en la carrera de Ciencias con mención en Ingeniería Eléctrica. Falso.

El señor Délano Marcelo Navarro, reincorporado en pasado 10 de mayo por mandato judicial y que trabaja en el departamento de Comisiones Ordinarias del Congreso, dijo ante la oficina de recursos humanos que había culminado “los diez ciclos de la carrera Ciencias Administrativas”. Sin embargo, el pasado 15 de setiembre la Universidad del Callao reveló a Coronado que el informe de estudios de Navarro simplemente no existe.

Pero el caso más grave, quizá, sea el de la funcionaria nivel F-4 Gloria Telly Dergan Alcántara. Según ella, una comunicadora titulada en la Universidad San Martín de Porres y que gracias a ello trabajaba en la Oficina de Protocolo.

Sin embargo, la referida casa de estudios, el pasado 24 de agosto, no solo precisó al Legislativo que dicha funcionaria no figura en los archivos de Grados y Títulos de la Universidad, con ningún Grado Académico o Título Profesional, sino el diploma fotocopiado que presenta firmas y sellos falsos. La servidora fue reincorporada al Congreso por mandato judicial a partir del 5 de mayo de 2011.

Roberto Alonzo Ruales Pérez tiene una historia similar. En el Congreso era todo un egresado del Instituto San Ignacio de Loyola (ISIL) y un técnico administrativo– Nivel 6 del área de Relatoría y Agenda del Parlamento.

Pero eso era mentira, pues la ISIL dio a conocer que Ruales Pérez apenas aprobó el primero de los seis ciclos (el segundo inconcluso) de la carrera de Computación e Informática. El centro de estudios aclaró, además, que el diploma que adjuntó el mencionado funcionario al Congreso no fue emitido por dicho instituto.

Pero lo curioso de todo esto es que la ISIL dio a conocer esta irregularidad al Legislativo el pasado 20 de abril. Es decir, durante la gestión de César Zumaeta al frente de la Mesa Directiva, quien, al parecer, no hizo nada al respecto, pues Ruales Pérez, quien ingresó a laborar al Parlamento el 1 de agosto de 1997, siguió trabajando como si nada hubiese pasado.

Como ven, estas son las cuatro primeras historias de los vivos del Congreso. Y se vienen 14 más.

FUENTE:http://diario16.com.pe/noticia/9686-al-congreso-entraba-cualquiera
LUIS ENDO: lendo@diario16.com.pe

No hay comentarios: