miércoles, 21 de julio de 2010

Una reclusa peruana denunció que fue torturada y esposada 45 días a su cama en una prisión en La Paz

Una reclusa peruana denunció que fue torturada y esposada 45 días a su cama en una prisión en La Paz
En una carta dirigida a un fiscal, nuestra compatriota Mildreda Espinoza contó que fue agredida a patadas y obligada a dormir con ropa mojada
Miércoles 21 de julio de 2010 - 06:43 pm

carcel boliviana

La Paz (EFE).- . Las autoridades bolivianas investigan la denuncia de una reclusa peruana en una prisión de La Paz que asegura que sufrió torturas, fue esposada durante 45 días a la cama de su celda y obligada a dormir mojada, informaron hoy fuentes oficiales.

El jefe departamental de Régimen Penitenciario de La Paz, Elaquías Valeriano, dijo a la agencia EFE que conoció la denuncia por un informe del diario Página Siete y en respuesta instruyó una investigación para contar con información oficial sobre el caso.

“Una vez que tenga elementos de convicción, si hay responsables se los va a sancionar conforme a la ley y se van tomar las sanciones que correspondan de manera inmediata, pero siempre y cuando se remitan los informes por conductos regulares”, dijo Valeriano.

Según el diario, la peruana Mildreda Espinoza fue aislada y sujetada con manillas a su cama desde el pasado 6 de junio, tras ser acusada de intentar huir del Centro de Orientación Femenina, la cárcel para mujeres de La Paz.

Espinoza denunció en una carta dirigida a un fiscal que, además de haber sido golpeada con patadas en el cuerpo y en el estómago, fue bañada con agua fría y le quitaron su dinero y sus botas.

AUTORIDADES CONFIRMAN DENUNCIA

El Defensor del Pueblo, una asesora del consulado del Perú y una psicóloga de la prisión confirmaron que estuvo esposada y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos dijo que el haberla mantenido tantos días en esa situación puede considerarse tortura.

El Defensor del Pueblo, Rolando Villena, señaló al diario que la jefa de seguridad del penal, cuyo nombre no fue proporcionado, informó que Espinoza fue “enmanillada por prescripción de la psicóloga debido que se encontraba en un estado de depresión muy grave y se sospechaba que podía suicidarse”.

Según el diario, hasta ayer martes, la reclusa completó 45 días esposada a su cama, aunque, al parecer, las guardias le sacaban las manillas por algunas horas.

No hay comentarios: