jueves, 29 de septiembre de 2011

Tatiana Astengo Toma Lima, Luego de siete años en Europa, donde llegó a trabajar con la productora de Pedro Almodóvar,

Tatiana Astengo Toma Lima

Luego de siete años en Europa, donde llegó a trabajar con la productora de Pedro Almodóvar, Tatiana Astengo hace su ingreso triunfal en la televisión peruana. Aquí, nos habla sin tapujos sobre el amor, el triunfo y el prejuicio.

A PIERNA SUELTA Para mantenerse regia, va al gimnasio y le encanta hacer yoga.
Quizás algunos no lo sepan, pero hace muchos años Tatiana Astengo era periodista de espectáculos en la revista Telecolor, y luego pasó a trabajar en un noticiero en canal 13. Siempre fue inquieta y parecía que su vocación artística la llevaría por el canto, ya que al principio integraba bandas de rock. Después formó parte de un grupo llamado “Candela” al lado de Laly Goyzueta, Brenda Meléndez y Carla Robbiano (la actual esposa del alcalde Francis Allison), con las cuales cuenta que recorrió todo el Perú.

DE VUELTA AL BARRIO La sesión que ilustra esta nota se hizo en la Casa Coca, en el Centro de Lima. Tatiana se mostró muy suelta caminando por calles y plazas, pues su bisabuela vivía en el Cercado y ella tiene el corazón criollo. Por algo le fascina cantar valses peruanos.
Pero su sueño era ser actriz. Por eso se puso a estudiar en el Club de Teatro de Lima y en cuanto seminario y taller podía. Así logró hacer televisión y cine, aunque 7 años atrás decidió irse a España y no le fue nada mal.
PEQUEÑA TATIANA Uno de sus grandes recuerdos de infancia, durante alguna Navidad que nunca olvida.
Sin embargo, este año no solo decidió retornar al país, sino que acaba de regresar a la pantalla nacional por la puerta grande gracias al personaje de Reina en “Al Fondo Hay Sitio”, la serie más vista de la televisión peruana.

‘EL PATIO DE MI CÁRCEL’ El 2008, la actriz fue parte de esta cinta dirigida por la española Belén Macías, donde interpretó a una inmigrante colombiana en prisión. En esta foto la vemos con el resto del elenco en el Festival de Cine de San Sebastián, donde la película fue nominada a la Concha de Oro.
–¿Por qué tomaste la decisión de volver?
–Las cosas se dieron de una manera especial. Los primeros años no extrañé absolutamente nada, estaba maravillada descubriendo cosas. Pero cuando vine porque mi papá se puso mal y finalmente falleció, regresar a Madrid sí me costó mucho. Me comencé a plantear qué iba a hacer de mi vida, si me iba a quedar allá para siempre o me iba a ir a otro lado como Argentina o Chile. Sin embargo, sentía la necesidad de volver y encontrar otra vez a mi papá, como quien no asume del todo que había muerto. Comencé a extrañar y tenía, incluso, como una angustia.
–Y regresaste sin tener nada seguro aquí.
–¿De trabajo? Nada. Al punto que en mayo, cuando vine a quedarme, me llamaron otra vez de España. Estuve allá poco más de 20 días y regresé. Ya tenía decidido que mi base sería el Perú. Poco a poco la gente se fue enterando y tuve algunas invitaciones para trabajar como conductora, pero en realidad yo quería volver como actriz, que bastante me ha costado. Entonces llegó la propuesta de Efraín Aguilar y me encantó. Me provocaba el personaje, la gente, los actores, el ambiente, un productor con tanta experiencia... en fin, creo que no me equivoqué y que fue la mejor puerta para mi retorno.

CONTRACORRIENTE El 2009 integró esta premiada cinta del director peruano Javier Fuentes- León, donde se convirtió en la mujer de un pescador enamorado de otro hombre. Entre otros reconocimientos, la cinta fue nominada al Goya y recibió el premio del público en el Festival de Cine de Sundance.
–¿Tú veías “Al Fondo Hay Sitio”?
–No había tenido oportunidad, pero sabía el fenómeno que era, aunque debo confesar que nunca pensé que era tanto. Recién ahora que lo estoy viviendo y gozando entiendo su dimensión. Y no me refiero al rating, porque eso para mí es una gran novedad. No entiendo que el público común y corriente hable de eso. Hace unos años nadie le daba tanta importancia.
–Reina, tu personaje, representa a una “trampa” más real. Es una mujer que acepta que el hombre al que ama está casado y que ella y sus hijos son la “otra” familia.
–Claro, la idea es mostrar que ella también tiene un drama personal y que además está intentando ser sumamente clara, directa y honesta. Pero de alguna manera también es otra víctima, por eso es que no ha caído mal.

REINA DE LA TELE Este año Tatiana ha vuelto a la TV peruana con el papel de Reina en ‘Al Fondo Hay Sitio’. En el capítulo en el que hace su primera aparición, la serie logró más de 40 puntos de rating. Aquí la vemos con Bruno Odar, quien interpreta a Luchito, personaje controvertido por tener dos hogares.
–Pero una que siempre supo en lo que se metía. La gran perjudicada es la pobre Charito…
–No, yo creo que las grandes víctimas en esta historia son los hijos de ambas mujeres, como suele suceder en la realidad. Charito, de alguna forma, también sabe en lo que se mete y hasta dónde debe aguantar. Pienso que cada vez existen menos Charitos en la vida real, y probablemente en una serie europea un personaje así no sería muy heroína, como sí lo es aquí…
–Y de repente la actriz que hace un personaje tan ingenuo posa desnuda provocando todo un alboroto.
–Yo no voy a colaborar con la cucufatería limeña. El hecho de que se haga tanto escándalo de una cosa así me hace creer que no se ha progresado en absoluto en estos temas. Los peruanos son muy, pero muy cucufatos. No tengo nada en contra de los desnudos, pues es el cuerpo del ser humano y no tendríamos que tener ningún morbo con respecto a eso. El que lo ve mal es porque tiene una mirada mala, así de simple.

CON ROBERT DUVALL Uno de los grandes actores que ha logrado conocer gracias a su carrera.
–Te lo preguntaba porque tú has dicho que no lo harías.
–No, ya lo hice. ¿Para qué lo voy a hacer otra vez? ¿Cuál sería la gracia?
–Mónica también lo hizo hace años, ¿por qué no podrías hacerlo tú nuevamente?
–Porque no me provoca, ¿sabes? Qué flojera, qué frío… No sé, ahora no tengo ganas. A lo mejor en dos años sí, pero no creo. En los periódicos y en la televisión vemos calatas a todas horas, incluso en horario infantil, así que deberían estar aburridos de ver tantos desnudos. Pero si los hacen, perfecto. Además, hay bastante gente joven que podría hacer lindas fotos.
–¡No me digas que el reparo es la edad!
–Creo que ya pasé por todo eso y que, a estas alturas, simplemente no me da ganas.

SIEMPRE CERCA Confiesa que no quiere manejar en Lima y prefiere moverse en combi.

UNA VIDA EN ESPAÑA

–Cuando Gianmarco regresó de Miami, mucha gente especuló que lo hacía porque había fracasado, aunque me consta que no fue así. ¿Nunca tuviste temor al qué dirán cuando decidiste volver?
–Fue lo que menos me importó cuando comencé a analizar si me regresaba. Yo sé lo que soy, lo que he hecho, cómo he trabajado y todo lo que he crecido. Además, nunca pensé quedarme para siempre en España. Me fui por un año y me quedé ¡siete! He hecho cosas grandiosas, llegué a hacer proyectos muy importantes y conocí gente notable a través de mi carrera. Trabajé nada menos que con la productora El Deseo, de Almodóvar, en “El Patio de mi cárcel”, por ejemplo.
–Pero…
–Llegó un punto en el que me pregunté ¿hasta cuándo voy a seguir haciendo personajes de latinoamericana inmigrante? Interpreté varios en cine y televisión, todos muy diferentes entre sí (incluso he hecho de colombiana, de ecuatoriana y de cubana), pero de alguna manera te encasillan. Yo era consciente de que estaba dejando muchas cosas cuando volví. Fue igual cuando me fui del Perú, pues también estaba en mi mejor momento. Pero no me gusta sentirme tan cómoda y por eso busco nuevos retos.
–¿Te sentías más cómoda allá que acá?
–Me sentía cómoda con el nivel de trabajo. En lo que se refiere a calidad de vida, algo con lo que ya no podía más era el hecho de seguir compartiendo piso. Y no te queda otra, pues no iba a pagar 1500 euros de alquiler mensual por un espacio que no iba a ser mío, más aún teniendo casa acá. Porque me fui mayor y tenía mis cosas ¿entiendes? Pero con la crisis las cosas empeoraron, y aunque la industria seguía produciendo ¿qué hacían? El humor que hacen ellos, fórmulas antiguas, así que ya no veía muchas alternativas. Varias cosas se fueron sumando, aunque las más importantes eran la calidad de vida y el cariño, esta amabilidad que tenemos acá.
–¿No encontraste un español que te robara el corazón?
–No, para nada. No puedo con ellos. Es otra cultura, tienen otros códigos, otra manera de buscar una relación. El latino seduce, coquetea, es caballeroso aunque luego se porte mal y termine siendo un “Luchito”. Pero la cosa es que se la trabajan a una, ¿no? Los españoles son distintos, muy directos. No hay romanticismo, no hay seducción, no hay gracia, pues.
–¿Tan romántica eres?
–Recontra romántica. Yo soy a la antigua, pues. Soy de cantar valses, de escuchar boleros corta-venas y hasta existe una cuestión de piel, ¿sabes? No me ponen, qué quieres que te diga.
–Y ahora ¿qué extrañas de allá?
–Todavía no he tenido tiempo de extrañar, aunque podría decirte que cuando me enfrento al tráfico de Lima añoro el orden de Madrid. Me he quedado tan espantada que ya no me atrevo a manejar. Lo que cada día genera más muertes son estos animales que están al volante, los que hacen carreras en las combis. Y te lo digo porque yo ando en combi.
–No te creo…
–Sí, sí, sí. No me quiero perder esa conexión con las personas, con el barrio, con el pueblo.
–Esa es una cosa bien complicada en un artista: prevenir el soroche de la popularidad ¿no?
–Lo que pasa es que este es un país con una autoestima bien baja, aunque ahora estamos mejorando con esto de la gastronomía y la marca Perú. Pero si una viene y dice que en España no conocen a ningún actor peruano, que es la verdad, te tildan casi de antipatriota. A mí lo que me molesta es la mentira, ya sea para arriba como para abajo.
–Si estabas harta de hacer papeles de inmigrante, ¿qué papeles quisieras tener ahora?
–Tampoco es que estuviera harta de interpretar inmigrantes. Lo que pasa es que para ellos el inmigrante tiene que ser triste, pobre, tonto, así que no tienes muchas posibilidades. Vas a un casting donde piden una sudamericana y cuando llegas te dicen que no das el perfil porque quieren una “chacha”. Poco a poco me fui dando cuenta de eso.
–¿Hay mucho racismo?
–Mucho. Existe hasta entre ellos mismos.
–Pero tú no has tenido problemas de discriminación, ¿o sí?
–No, yo no. Te voy a decir algo que a lo mejor la gente lo seguirá tomando mal, pero es la verdad: no creen que soy peruana.
–¿Y tu sensualidad no tendrá nada que ver?
–Yo no me siento sensual. Soy consciente de que me ven así, pero no me siento de esa forma. Me siento hasta medio hombrecito. No sé a qué le llaman sensualidad.
–¿A lo que aspiras ahora es a tener un rol protagónico?
–No busco eso. Para mí, la felicidad máxima es actuar y he tenido el gran privilegio de hacer personajes preciosos, protagónicos o no. Creo que muchos actores se complican la vida con eso. A mí me interesan las historias, y lo que no me gusta es repetirme. Supongo que por eso he realizado tantas cosas distintas. Y todo lo que he hecho, bueno y malo, suma para lo que soy ahora.

ROMÁNTICA EMPEDERNIDA Dice que le fascina escuchar “boleros corta- venas”

Ping-pong con Tatiana


–¿Cuál sería la desgracia más grande?
–Que me dé el mal de Alzheimer y olvidarme de todo lo grandioso que he vivido.
–¿Cuál sería la felicidad absoluta? ?
–No existe. La felicidad son momentos y hay que aprovecharlos.
–¿Qué personaje histórico te apasiona? ?
–María Callas, por todo lo que transmitía en su voz y que provenía, seguramente, de lo que había vivido.
–¿Qué cualidad tiene que tener un hombre para gustarte? ?
–Ser generoso y tener buen humor.
–¿Aunque sea un Luchito? ?
–No pues, jamás. Difícil que me la hagan. Esos buscan mujercitas que quieren ser engañadas.
–¿Cuál es el rasgo principal de tu carácter? ?
–Soy bien empeñosa.
–¿Cuál es la lisura que dices con más frecuencia? ?
–Su puta madre, ¿no?
–¿Cómo te gustaría morir? ?
–Durmiendo, obviamente.

FUENTE: http://www.caretas.com.pe/EyE/Main.asp?T=3135&S=&id=13&idE=963&idSTo=0&idA=54842
Ellos & Ellas - Edición Nº338
(Entrevista: Patricia Salinas O. / Fotos: Víctor Ch. Vargas)

No hay comentarios: