sábado, 28 de marzo de 2015

Rebeca Escribens y Fernanda Kanno: Pin-Up Peruano en Acción

Rebeca Escribens y Fernanda Kanno: Pin-Up Peruano en Acción
Desde hace un año, Fernanda y Rebeca conducen el magazine "A las Once" en América Televisión.
El todavía cálido otoño es la excusa perfecta para que las chicas de la tele alisten bikinis y revivan los años dorados del balneario de Ancón, no sin antes contarnos los secretos de su cómplice amistad.
Un encuentro afortunado entre Fernanda Kanno, periodista workaholic, y Rebeca Escribens, actriz y animadora de televisión, nos trae de lunes a viernes el magazine “A las Once”, programa que se transmite por América Televisión hasta bien entrada la medianoche.
Fernanda, graduada de la Escuela de Periodismo Jaime Bausate y Meza, era reportera deCanal N y conductora del noticiero “Domingo a Día” cuando recibió una llamada de Ivonne Álvarez, su productora. “Augusto Thorndike estaba muy enfermo y yo solo estaba ayudando en “A las Once” por una semana porque no tenían un productor. Inmediatamente pensé en Fernanda para reemplazarlo”, nos cuenta Ivonne, quien se terminó quedando en la producción del magazine, al igual que la periodista.
Ellos&Ellas 516 - 26/03/15
Fernanda, acostumbrada a la vestimenta de una periodista ‘de calle’ recibió lecciones de Rebeca para crear un look adecuado de acuerdo al corte del magazine. Ella le dijo: “Eres periodista, sabes lo que haces, ahora nos vamos a poner a jugar”. Gracias a la sinergia de capacidades, la producción de “A las Once” sintió que la dupla que necesitaban en la conducción por fin empezaba a ‘cuajar’.
F: ¡Nunca había usado shorts ni faldas cortas hasta que la conocí! Rebeca te convierte en otra cosa, ella tiene todos los secretos para hacerte ver mejor, más sexy, más flaca, he aprendido a ser mujer con ella. Hasta como sentarme y cruzar las piernas para que parezcan más largas.
“Srta. a mí me gusta su estilo” El estilo vintage de los años 50’s fue elegido por las conductoras para celebrar el retorno al esplendor de la belleza femenina y su sensual coquetería. 
R: Y ella me frena, sino estaría llena de demandas. Me indigno con las historia que presentamos, pero Fernanda me dice que para ser una buena periodista no se puede ser apasionada. Este programa me ha dado todos los cursos que me hubiera gustado seguir en mi vida.
Rebeca se define como una mujer emergente. Formó parte del elenco de “Buscando a la Paquita Peruana” cuando tenía 13 años y, a los 17, se convirtió en madre de Diego, su hijo mayor que hoy tiene 20 años. Su padre decidió poner fin al apoyo en sus aspiraciones artísticas cuando terminó el colegio: “Me dijo: “Para gracia estuvo bien tu ‘Paquita””, cuenta Rebeca. Su hijo Diego se convirtió en la brújula que le permitía evaluar cuando debía aceptar un trabajo y cuando rechazarlo. Trabajó de anfitriona para pagar sus talleres de actuación y estudió secretariado para tener una carrera que le permita llevar la fiesta en paz con sus padres. Cuando cumplió 22 años falleció su madre: “Y con eso no solo me hice cargo de mi hijo, sino también de mis hermanos menores, por eso desde siempre me siento como de 40 años”.

–Con la química que tienen, ¿han pensado en hacer más algo juntas?
R: Tenemos perfiles distintos, eso es bueno, queremos potenciarnos. En nuestro trabajo hay mucha competencia, pero nosotras competimos con los de afuera, no entre nosotras. Fernanda y yo tenemos un proyecto liderado por Ivonne Álvarez para llegar a la radio, tenemos claro lo que queremos hacer.
La voz de Rebeca se hizo popular con el programa “Madre, amiga, mujer”, en Radio Ritmo Romántica. “¿Qué me iba a imaginar que terminaría trabajando contigo?”, le dice Fernanda a Rebeca.
R: La gente me escuchaba, me paraba en la calle. Esa fue una etapa bien paja. Yo escribía los consejos hasta que se me acabaron las ideas y pedí a gritos que traigan a un profesional. Recibía quinientos mails diarios, podía tener muy buena voluntad de ayudar, pero llegaban casos muy fuertes.
Fernanda celebra la siempre sedosa cabellera de Rebeca: “¡su pelo es de anoche!”, y su delgadez sin esfuerzo.
R: Me hice la liposucción en el 2002, las tetitas en el 2004, hace unos meses me ‘reencauché’. Era dientona como mi marido, solo que a él no le arreglaron los dientes y, a la hora que te arreglan la mandíbula, te cambia la cara. Era gordita y ahora cada vez me empiezo a parecer más a mi mamá. Para mantener mi peso, aprendí a comer y respetar mis horarios.
F: Y yo soy bien ‘piraña’, pero trabajar en televisión te exige arreglarte un poco más.
–¿No extrañas la calle?
F: Bastante, pero no me da tiempo. Estoy haciendo algo de calle con el bloque gastronómico de Canal N con algo que me encanta, que es la comida. Armar tu nota es como un vicio que no puedes dejar. A Rebeca ya le está pasando eso, el no poder estar sin ver noticias.
R: Tenemos cuatro reporteros, cuatro editores, tres camarógrafos, dos choferes y un equipo de producción de dos turnos. Lo que sale en la noche se ha grabado en la mañana. Cada vez que piso el canal es como si me subiera a la montaña rusa más powerdel mundo. Es la primera vez en mi vida, en los quince años que llevo haciendo entretenimiento, que llego y me pongo nerviosa. Tuve que aprender a entender que el protagonista es la historia, yo que vengo de los magazines donde me decían “alarga, alarga” y tenía que hablar y hablar.
F: Conmigo aprendió a presentar una nota en diez, quince segundos.
Fernanda le enseñó a Rebeca a utilizar el Twitter y a pronunciar correctamente los nombres de los artistas. “Una vez dije en vivo ‘¡Soy fanática de Mikel Erectum!’”, cuenta Rebeca.
Rebeca creció en el barrio de Bellavista, en el Callo, y toda su familia es de Arequipa. Fernanda, por su parte, vivió con su familia en Lince, Jesús María y San Borja y hoy, independiente, vive con sus dos perritas bichón frisé en Barranco. Su apellido paterno es de origen japonés.
F: Mi abuelo es de Fukushima y vino cuando había acabado la Primera Guerra Mundial. Su papá lo embarcó en un navío y, al llegar, empezó a trabajar, juntó plata y puso una ferretería en el Parque Kennedy. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial lo mantuvieron preso y no lo deportaron solo porque una de sus clientas era la esposa de un general. Al salir de la cárcel le quitaron todo. Cuando murió, bien viejito, llegaron unos hombres a su velorio que me dijeron: “Con tu abuelo se ha muerto el último samurái que quedaba en el Perú”. Mi abuelo fue campeón de kendo y tenía una espada katana que donamos al museo del Centro Cultural Peruano Japonés.
La tarde de fotos en Playa Hermosa en Ancón termina con un chapuzón en el mar y curiosos veraneantes que esperan en la orilla para pedir una foto con las señoritas de las once. El retorno a Lima las recibirá con la hora punta en la carretera. Mientras revisan el smartphonepara enterarse de las noticias que transcurrieron en las últimas cuatro horas ya la productora del canal tiene lista la pauta de noticias que presentarán sin dar señales de cansancio. 

CRÉDITOS
Styling y producción: Mencía Olivera. 
Asistente de styling: Carlos Porras. 
Maquillaje y peinado: Martín Peña.
Agradecimientos: Zapatos de Jéssica Butrich. Vestido de Claudia Jiménezwww.claudiajimenez.com Ropas de baños y bikinis de Touché de Larcomar. Accesorios de Glitter www.tiendasglitter.com Evolèt calle Schell 371, Miraflores / CC Caminos del Inca tda. 111 segunda etapa, Chacarilla - Surco www.evolet.com.pe Lentes de Eyes Illusionwww.eyesillusion.com

Entrevista: Caroline Mercado
Fotos: Víctor Ch. Vargas

FUENTE: http://ellosyellas.com.pe/reportajes/personajes-de-portada/rebeca-escribens-y-fernanda-kanno-pin-up-peruano-en-accion-84da

No hay comentarios: