lunes, 20 de enero de 2014

Alan García no puede dormir tranquilo. Legislador Heriberto Benítez dice que lo amenaza la sombra de la inhabilitación.

Alan García no puede dormir tranquilo
Legislador Heriberto Benítez dice que lo amenaza la sombra de la inhabilitación.
El vicepresidente de la Comisión de Justicia del Congreso, Heriberto Benítez, manifestó que la sombra de inhabilitación política pesa sobre Alan García por el caso narcoindultos y hará que éste tenga pesadillas y no duerma tranquilo en los próximos meses. Benítez refirió también que la inhabilitación política a García es el mensaje que tiene que dar el Perú al mundo, a través de su Parlamento. Descartó igualmente que el Fiscal de la Nación, José Peláez, haya retrocedido, en su afán de “blindar” al exmandatario, ya que “sabe que en el tema de los narcoindultos es bien difícil encontrar una figura penal”.
—¿Qué opina de la súbita declaración del Fiscal de la Nación, José Peláez, de que no está cerrada la posibilidad de investigar al expresidente Alan García por el caso de la presunta concesión irregular de indultos y conmutaciones de pena a condenados por narcotráfico, en caso de encontrarse nuevas pruebas?

—En este tema, para investigar, el fiscal no necesita pruebas, ni nuevas, ni antiguas. Solo se requieren indicios para iniciar una investigación sobre si se cometió algún delito o no. Sin embargo, en este tema de los narcoindultos yo creo que más encaja una infracción a la Constitución por haber, García, conmutado la pena a bandas enteras de narcotraficantes. O sea, más que delito, él ha cometido una infracción a la Constitución. Eso es lo que yo veo.
—¿Parecería que Peláez, de quien se afirma que es muy permisivo con Alan García, estaría dando marcha atrás entonces en su intento de blindarlo?
—No, porque Peláez sabe que en el tema de los narcoindultos es bien difícil encontrar una figura penal. (Él puede decir): si hay nuevas pruebas, me las dan; pero, al final, las terminará archivando. Creo que es un tema que tiene que estar centrado en una probable infracción a la Constitución. Y eso lo resuelve directamente el Congreso, porque el Parlamento puede inhabilitar. No necesita del Ministerio Público, ni de ninguna otra autoridad.
—¿Cómo considera lo dicho también por Peláez respecto a que en las pesquisas del caso narcoindultos, la Megacomisión tiene también el camino que le brinda el artículo 100 de la Constitución para formular cargos ante la subcomisión de acusaciones constitucionales?

—Claro. Es cierto que la Constitución establece que en el Congreso se formula cargos ante el Ministerio Público. Como también es cierto que la Fiscalía de la Nación puede, de oficio, iniciar una investigación preliminar. Son dos posibilidades que hay. Pero yo insisto: personalmente creo que en el tema de la conmutación de penas a narcotraficantes o delincuentes por robo agravado, más es una infracción a la Constitución que un delito.
—Aquí sorprendentemente Peláez se ha referido de soslayo a la posibilidad de la inhabilitación a García…
 
—Sí. Pero lo que Peláez no quiere es oficiar de verdugo. El no quiere ser el verdugo de García. En todo caso, lo que está diciendo es que el Congreso actúe de acuerdo al artículo 100 (de la Constitución). Pero yo creo que en el tema de los narcoindultos la infracción a la Constitución encaja. El Legislativo lo debería inhabilitar a García.

—¿Y qué opinión le merece el respaldo del titular del MP al fiscal Walther Delgado, a cargo de la investigación preliminar sobre el caso narcoindultos, y su promesa de que no será cambiado?
—Lo que pasa es que Peláez sabe que el fiscal Delgado no tendría atribuciones para investigar a Alan García. Entonces, lo deja ahí porque él va a investigar otro tipo de temas o asuntos vinculados a altos funcionarios. De repente, le es indiferente la presencia o no de Delgado.

—¿Considera usted que le quita el sueño a Alan García la posibilidad de que prosperase en la subcomisión de acusaciones y, luego en el pleno del Parlamento, la inhabilitación política en su contra?
 
—Así es. No solo le quita el sueño. Yo creo que García tiene pesadillas y no puede dormir. Tiene pesadillas de que lo pueden inhabilitar y sufrirían, no solo él sino sus seguidores, Jorge del Castillo, Aurelio Pastor y compañía, que ya no tendrían opción de volver al escenario político. Porque sin García el Apra desaparece. Hoy por hoy debe estar con fuertes pesadillas, con fuertes jaquecas. Seguramente tendrá que tomar mucho litio para estar tranquilo en estos días.
CASO NARCOINDULTOS
Sí hay infracción a la Constitución

—¿Por el caso de los narcoindultos, qué castigo merece Alan García?
—No. Creo que hay una evidente infracción a la Constitución. El ha conmutado penas. O sea, ha rebajado sanciones. Mientras el Congreso se ponía drástico en la legislación, mientras los jueces y fiscales se esforzaban por condenar, Alan García de un plumazo los ha puesto en la calle a narcotraficantes y delincuentes por robo agravado, que es lo más peligroso que hay. Esto es gravísimo. Esa es una infracción a la Carta Magna por la que García merece ser sancionado políticamente, más allá de los delitos que de repente no hay; o que los abogados discrepen o que el Fiscal de la Nación no lo quiera denunciar. Y, bueno, a lo mejor no hay delito para ellos, pero sí hay infracción a la Constitución.
INHABILITACIÓN
—¿Se le podría hacer agua, entonces, el sueño de llegar a la Presidencia para estar en el año del Bicentenario de la Independencia?
—Mira, si el Parlamento actúa históricamente y conforme al ordenamiento jurídico vigente, Alan García debería ser inhabilitado. Esa sería una decisión histórica que ayudaría al Perú y a la clase política. Porque sería ejemplar. Fujimori condenado por violar los derechos humanos y García inhabilitado por favorecer a narcotraficantes. Ese es el mensaje que tiene que dar el Perú al mundo, de respeto y sanción; y no de impunidad. Y García merece ser sancionado.
Javier Soto
Redacción
FUENTE: http://www.laprimeraperu.pe/online/politica/alan-no-puede-dormir-tranquilo_160362.html

No hay comentarios: