viernes, 9 de septiembre de 2016

Desenterrando la Verdad. Ministra Marisol Pérez Tello asegura que cúpula de Sendero Luminoso podría ser juzgada por otros casos similares a Soras.

Desenterrando la Verdad. 
Ministra Marisol Pérez Tello asegura que cúpula de Sendero Luminoso podría ser juzgada por otros casos similares a Soras.
“En el Perú hay más de 6,000 fosas pendientes de exhumación. Y seguramente en esas fosas se encontrarán situaciones similares a las de Soras”, asegura Pérez Tello.
Desde que se puso el fajín ministerial, Marisol Pérez Tello siente que los días deberían tener 28 horas. Aun así, se da tiempo para dictar clases de derecho en una universidad privada. Sus alumnos, asegura, son su “cable a tierra”. El resto del tiempo se dedica a los asuntos del ministerio. El martes 6 se reunió con Julia Príncipe para ajustar los detalles de su nombramiento oficial como presidenta del Consejo de Defensa Jurídica del Estado. Y hoy presentará al Congreso el pedido de facultades legislativas, que incluye la creación de una Autoridad Única de Transparencia y Acceso de Datos y declarar en emergencia el sistema penitenciario.
Ministra pidió perdón a víctimas de la violencia en el “Ojo que Llora”.
Terminadas las fotos con los gobernadores regionales en Palacio de Gobierno, la ministra Marisol Pérez Tello vuela hacia el Ministerio de Justicia para entrevistarse con CARETAS sobre la masacre de Soras perpetrada por Sendero Luminoso (SL) en 1984. Después de 34 años, el caso podría entrar a juicio, pero para evitar ser procesados Abimael Guzmán y la cúpula de SL han seguido el camino de Alberto Fujimori y cuestionado los criterios de lesa humanidad y autoría mediata (CARETAS 2551) . Como presidenta de la Comisión de Justicia del Congreso, Pérez Tello fue una de las personas que impulsó la denuncia del caso en el 2013. “Soras nos está permitiendo conocer una verdad que además está haciendo que gente que iba a salir en libertad no lo haga”, acota.
Hurtado irá 23 años a prisión.
–Óscar Ramírez Durand (a) ‘Feliciano’ la acusa de tener motivaciones políticas para promover la denuncia por el caso Soras. ¿Cuál es su impresión?
–Ellos tomaron una decisión y deben asumir las consecuencias. Ciento diecisiete personas fueron asesinadas a pedradas y machetazos. A los terroristas hay que aplicarles la ley. Y lamentablemente la pena para un delito como ese es cadena perpetua. Si la pena fuera otra, será determinada por los jueces, pero hay que darles los insumos que necesitan para que hagan las investigaciones. En el Perú hay más de 6,000 fosas pendientes de exhumación. Y seguramente en esas fosas se encontrarán situaciones similares a las de Soras. No hay por qué tener miedo. Los terroristas asesinaron a mucha gente y tienen que estar presos, igual que Telmo Hurtado por Accomarca y cualquier militar que haya abusado de su poder para violar derechos humanos. Tengamos claro quiénes son las víctimas: campesinos, policías y militares. Los que no están deben ser incluidos en el Registro Único de Víctimas de la Violencia.
–¿Cómo va contribuir la Ley de Búsqueda de Desaparecidos en la exhumación de las fosas pendientes?
–La ley tiene un sentido práctico. No es solamente un tema humanitario que cambia el paradigma de la investigación fiscal y da inicio a la búsqueda del cuerpo. El cuerpo habla y brinda información que describe una conducta. Eso te da indicaciones sobre el autor material, que en el caso de Soras es Víctor Quispe Palomino. Guzmán y su cúpula saben que así como Soras pueden existir otros casos que irán surgiendo cuando comience el proceso de exhumaciones. Si seguíamos como estábamos íbamos a terminar ese proceso en treinta años.
–Su pedido de perdón a las víctimas de la violencia ha sido criticado por equiparar a militares, policías y terroristas.
–Hay que decir fuerte y claro que el enemigo común es el terrorismo, pero tampoco podemos violar derechos humanos para combatirlo. Los militares son los primeros defensores de los derechos humanos, no les gustan que los confundan con Telmo Hurtado. No es un héroe quien mata a un niño de tres años. No hay que meterlos a todos en el mismo saco, hay que individualizar responsabilidades. También hay que decir que para figurar en el Registro Único de Víctimas la persona no puede ser terrorista o no puedes estar siendo procesada. Si alguno está allí es porque hubo un problema de mala información y será retirado del registro.

–Alfredo Crespo sostiene que la convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y lesa humanidad no se puede aplicar retroactivamente. ¿Es así?
Guzmán reconoció matanza de Soras.
–Sí puede aplicarse. Hay sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra el Perú que hablan de cosa juzgada fraudulenta. No puede eludirse la acción de la justicia y la prescriptibilidad de manera que se deniegue justicia. La prescripción no se ha hecho para eludir la acción de la justicia. En el caso de la cúpula de SL se abrieron procesos por varios temas, pero algunos hechos se descubrieron con posterioridad por los que deben rendir cuentas.
–Guzmán elude su responsabilidad como autor mediato. ¿Hay elementos para desbaratar su defensa?
–Si pueden probarse determinadas condiciones que apoyen la hipótesis de la autoría mediata, entonces no hay nada que discutir. En el caso de Soras considero que sí existen, y está dicho por el propio Guzmán. Puede cuestionarse la autoría mediata, pero no en el aire, sino en un caso concreto. Esto se va a abrir camino. Todo está documentado, los cuerpos están ahí. Hay un actor material clarísimo y actores que hacen suya esta masacre. No hay argumento procesal que aplique.
Palabra de ‘Feliciano’
Además de los escritos internos del Comité Central de SL en los cuales Abimael Guzmán resalta la masacre de Soras (“Hemos tenido también otros hechos como el de Soras, en el de Soras son también como ochenta y tantos creo, otro golpe demoledor”), existe una declaración consignada en el auto de apertura de instrucción del caso en la que el propio ‘Feliciano’ confirma la veracidad de esos documentos: “doy fe que es una transcripción de un informe hecho por Guzmán en el Comité Central, donde admite la autoría en la matanza efectuada en el distrito de Soras”. 
Víctimas de la masacre de Accomarca encontraron justicia 31 años después.
Pero los senderistas, además de cuestionar la autoría mediata y el criterio de lesa humanidad, también han apelado a otras estrategias legales. Morote solicitó ser excluido del proceso argumentando que lo ocurrido en Soras es cosa juzgada, pero la solicitud fue denegada por el primer juzgado de la Sala Penal Nacional por tratarse de hechos nuevos. Hoy está pendiente de resolución en la Corte Suprema. Guzmán, de otro lado, pretendió librarse del proceso alegando que la matanza de Soras es un delito continuado de lo ocurrido en Lucanamarca, caso sobre el cual ya existe una sentencia, pero su pedido no prosperó. Nada evitará que pasen al banquillo de los acusados.


FUENTE: http://caretas.pe/Main.asp?T=3082&S=&id=12&idE=1276&idSTo=0&idA=76679&NL=1#.V9LGYvnhCM8


No hay comentarios: