domingo, 9 de septiembre de 2012

Griselda Blanco: el fin la ‘madrina’ del narcotráfico en Colombia. Antes que Pablo Escobar, la recientemente asesinada “Reina de la Cocaína” abrió la ruta de la droga entre Colombia y Estados Unidos

Griselda Blanco: el fin la ‘madrina’ del narcotráfico en Colombia
Antes que Pablo Escobar, la recientemente asesinada “Reina de la Cocaína” abrió la ruta de la droga entre Colombia y Estados Unidos
-SUSAN ABAD-
Corresponsal en Bogotá

A Griselda Blanco le gustaba que la llamaran 'madrina', en referencia al famoso filme de mafias. (Fotos: Reuters / El Comercio)
Nadie podía imaginar que la mujer con rostro bondadoso que yacía acribillada en el piso de la carnicería, en una esquina del barrio Belén, tuviera un pasado tan tenebroso. Víctima de un joven sicario –una figura asesina que ella creó e impulsó– terminaron los días de la ‘Reina de la Cocaína’ en Medellín.

Griselda Blanco, de 69 años, no alcanzó a pagar los 150 dólares que costaba la carne que compraba. Los asesinos llegaron en moto, del mismo modo que lo hacían en los años 60, cuando los sicarios de doña Griselda mataron a más de 250 de sus enemigos. Fue así, a punta de terror, que sentó las bases de lo que luego se conoció como el cártel de Medellín. Entre sus pupilos estaba un tal Pablo Escobar, por aquel entonces, un muchacho que le pedía ayuda para dejar de robar autos e ingresar al negocio del narcotráfico.

Griselda había nacido en Cartagena, en uno de los paupérrimos barrios que contrastan con la romántica y bella ciudad amurallada. La pobreza arrastró a su familia a las comunas de Medellín, donde la violencia ya iba trepando por las laderas de los cerros. Su historia delictiva, convertida en leyenda entre ‘gatilleros’ y ‘traquetos’ la inicia a los 11 años, cuando baja a la ciudad con su pandilla y secuestra a un niño de 10 años. Cuentan que la familia del muchachito no alcanzó a pagar y Griselda, indignada, le disparó en la cabeza al menor.

MUJER DE (MAL) CARÁCTER


Su primer marido y padre de tres de sus cuatro hijos fue un ladrón al que ella misma asesinó en una disputa de negocios. Poco después se casaría con el traficante Alberto Bravo, con quien afianzó el negocio. A ella se le ocurrió exportar cocaína a Estados Unidos y fue pionera en la creación de rutas de narcotráfico. También inició a los primeros sicarios que se encargaban de asesinar a quienes osaban atravesarse o enemistarse con quien ya era apodada ‘la madrina’. Su admiración por la película “El Padrino” era tal que le puso a su hijo menor Michael Corleone.

El matrimonio Bravo-Blanco se enriqueció rápidamente y dejó Medellín para manejar la ilegal empresa desde una mansión en Miami. Pero luego, en otra disputa, Griselda terminó matando a su marido. Empezaron a llamarle ‘la viuda negra’.

Capturada en Estados Unidos, los reporteros le cambiaron el mote por ‘La Reina del Narcotráfico’. Cumplió 19 años de cárcel, pero se las arregló para seguir manejando su imperio desde una celda. También mantuvo su poder en Medellín, donde mandó capturar, torturar y matar a los asesinos de dos de sus hijos.

Tras ser liberada en el 2004, Estados Unidos la expulsó a Colombia, a donde llegó con perfil bajo. Al parecer, estaba retirada. “Toca averiguar qué negocios dejó pendientes durante el tiempo que estuvo en la cárcel en Estados Unidos”, dice a El Comercio el coronel Mauricio Cartagena, encargado de la Policía en el Aburrá en Antióquia. El oficial admite que será difícil dar con los asesinos: “La señora Blanco dejó un reguero de sangre y de enemigos”, recuerda.


FUENTE: http://elcomercio.pe/actualidad/1467253/noticia-griselda-blanco-fin-madrina-narcotrafico-colombia


No hay comentarios: