martes, 30 de junio de 2009

Micheletti asegura que no renunciará pese a la presión internacional


Micheletti asegura que no renunciará pese a la presión internacional
(FUENTE: PERU 21)


Roberto Micheletti Bain


“Fui nombrado por el Congreso que representa al pueblo hondureño. Nadie me puede obligar a renunciar si yo no cometo faltas contra las leyes del país”, dijo el designado presidente de Honduras, quien ratificó la orden de arresto contra el depuesto Manuel Zelaya.

AP. El designado presidente de Honduras, Roberto Micheletti, advirtió que no renunciará sin importarle la creciente presión internacional para que el derrocado Manuel Zelaya sea restituido en el cargo.

En una entrevista con AP, al preguntársele si contempla abandonar el cargo al ver el respaldo granjeado por Zelaya en la comunidad internacional, Micheletti sostuvo que “no. Fui nombrado por el Congreso que representa al pueblo hondureño. Nadie me puede obligar a renunciar si yo no cometo faltas contra las leyes del país”.

Reiteró que si el depuesto gobernante regresa al país como lo tiene planeado, será capturado. Zelaya “cometió delitos contra la Constitución y las leyes. El no puede volver a ser presidente, a menos que venga un presidente de algún país de América Latina que lo imponga bajo las armas”, dijo Micheletti.

El fiscal general Luis Alberto Rubí dijo en rueda de prensa que acusará a Zelaya por traición a la patria, atentar contra la forma de gobierno democrático, abuso de autoridad, usurpar funciones públicas y desobedecer la Constitución y las leyes.
Agregó que le aguardan “al menos 20 años en la cárcel”.

Informó que “la orden contra el ex gobernante ya la giramos a nivel internacional a manera de que sea capturado en cualquier parte del mundo donde esté”.

El canciller hondureño Enrique Ortez Colindres había dicho en entrevista a CNN que los tribunales ya tienen listo el expediente para “el deslinde de responsabilidades por la violación de la constitución, en el narcotráfico, la garantía del crimen organizado, el desvío de recursos por cantidades multimillonarias”.

En la víspera, Zelaya anunció que regresará el jueves a Tegucigalpa para recuperar el poder en compañía del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, del secretario de la Asamblea General de la ONU Miguel d’Escoto y los presidentes Cristina Fernández de Argentina y Rafael Correa de Ecuador.

Aunque ahora parece que Zelaya desistió de promover una reforma constitucional, Micheletti aclaró que de todas maneras ya quebrantó la ley y por ello no puede evitar ser arrestado.

La casa presidencial, cuyos alrededores fueron escenario la víspera de fuertes enfrentamientos entre seguidores de Zelaya y las fuerzas armadas y de seguridad que dejaron decenas de heridos, lucía desierta con todos los accesos bajo control de más de 500 soldados y policías.

Pero miles de simpatizantes de Zelaya acudieron al lugar brevemente para exigir la restitución del derrocado gobernante. Después se retiraron sin causar nuevos disturbios.

Micheletti dijo durante la concentración en la capital: “demos gracias a Dios por haber permitido que la democracia no se interrumpiera en nuestra patria… y los héroes de esta jornada democrática son los militares”.

En la multitudinaria concentración fue vitoreado el jefe del Estado mayor Conjunto de las fuerzas armadas, general Romeo Vásquez, quien acompañó a Micheletti.

El mandatario designado informó que el miércoles enviará a congresistas, diplomáticos, empresarios y líderes del magisterio a Washington para explicar la crisis que vive el país y dijo que espera “recuperar la confianza” de la comunidad internacional.

No hay comentarios: