miércoles, 1 de abril de 2009

Alberto Fujimori dice que no se arrepiente de la estrategia de pacificación contra el terrorismo

Alberto Fujimori dice que no se arrepiente de la estrategia de pacificación contra el terrorismo (fuente: El Comercio.com.pe)

Alberto Fujimori dice que no se arrepiente de la estrategia de pacificación contra el terrorismo (fuente: El Comercio.com.pe)


El ex presidente señaló que “a diferencia de otros gobernantes no se le podía acusar de inacción” porque “no me quedé cruzado de brazos” ante la amenaza terrorista

El procesado ex mandatario Alberto Fujimori sostuvo el miércoles ante la Sala Penal Especial que lo juzga, que no se arrepentía de la ‘estrategia de pacificación’ que se aplicó durante los dos periodos que duró su gobierno (1990-2000).

“Transcurrridos los años puedo decir sin ningún apasionamiento pero con total convicción que mi estrategia de pacificación fue la correcta (...) y no me arrepiento, no me arrepiento de haberlo llevado adelante”, dijo Fujimori en la sesión número 159 del juicio que se le sigue, una de las últimas de este largo proceso.

El momento fue aprovechado por Fujimori para señalar que “a diferencia de otros gobernantes no se le podía acusar de inacción”. “A mí nadie me podrá acusar de no actuar, nadie me podrá acusar de haberme cruzado de brazos y menos de haber dejado en manos de otros la función de gobernante por la que me eligieron”, añadió.

Fujimori, de 70 años, y recluido en la sede de la Diroes -donde también se lo juzga desde el 10 de diciembre de 2007- sostuvo en varias oportunidades que él gobernó desde “el infierno” y que sus acciones contra el terrorismo le permitieron a los peruanos “pensar en el futuro”.

En varios momentos el ex presidente detenía su discurso para beber agua y toser. Incluso, en un momento, al acabársele el agua, su abogado César Nakazaki le invitó de su propia botella.

El ex presidente, en la línea argumental seguida por su defensa, sostuvo que hasta el momento el Ministerio Público no ha presentado una sola prueba que permita condenarlo por 30 años.

La fiscalía suprema representada por José Peláez Bardales y Avelino Guillén indica que existen múltiples indicios de que el ex presidente fue la cabeza de un “aparato de poder” que desplegó dos estrategias de lucha contra la subversión, una oficial, y una clandestina, basada en la guerra sucia contra los terroristas, que permitió crímenes y abusos a los derechos humanos.

Alberto Fujimori es sindicado por la fiscalía de ser autor intelectual de las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta, en noviembre de 1991 y julio de 1992, respectivamente. Ambos sucesos dejaron 25 muertos y fueron perpetratas por el Grupo Colina. Se le culpa además del secuestro del periodista Gustavo Gorriti y del empresario Samuel Dyer.

No hay comentarios: