jueves, 12 de agosto de 2010

César Ccahuantico, de símbolo en la Copa Sudamericana a preso por robo

César Ccahuantico, de símbolo en la Copa Sudamericana a preso por robo
Un repaso al jugador que ganó las únicas copas internacionales de la historia reciente del Perú con Cienciano, pero que ha sido condenado por cómplice de un robo a su club
Jueves 12 de agosto de 2010 - 02:59 pm

Ccahuantico el día en que Cienciano ganó la Copa Sudamericana. (Archivo)

Entonces le decían el ‘Sinchi’, y era un guerrero que cuidaba las espaldas de los más virtuosos en la Copa Sudamericana del 2003. Ingresaba en los segundos tiempos, casi siempre a morder tobillos y terminar de dejar ‘groggy’ al mediocampo rival, según los planes del entonces técnico del Cienciano, Freddy Ternero. Como en la final contra River, donde jugó la última media hora: su equipo tenía dos hombre menos y los argentinos perdían 1-0, motivo suficiente para que se les tiren encima. Y César Ccahuantico aguantó.

Hoy ya no es más el ‘Sinchi’, sino un condenado.
La sala especial número 2 del Cusco ordenó recluirlo 7 años en el penal de Qenqoro. Dice la justicia que el “Cholo” dio el dato para que unos delincuentes encañonen a sus compañeros y le roben al club 87 mil 400 dólares destinados al pago de sus sueldos.
Ese día, un 12 de marzo, tres hombres enmascarados ingresaron a la sede institucional del Cienciano, una casa alquilada en la urbanización Magisterial, y al primero que golpearon fue a él, que había salido, una vez más, en defensa de sus compañeros.

Pero todo empezó a irse al diablo cuando cayó un delincuente conocido como ‘Chato Carlos’ en un confuso incidente en Arequipa donde se le halló en el auto de otro futbolista, Karlo Calcina.
El celular del ‘Chato’, Carlos Gonzáles Flores, registraba ocho llamadas hechas al teléfono de Ccahuantico el mismo día del robo. Una, incluso, solo diez minutos antes del asalto.

¿Qué fue de ese jugador corajudo que ganó la Copa y la Recopa? Ccahuantico era un futbolista de selección que inició un corto idilio con la blanquirroja el 2003, en plena era Autuori.
Luego del glorioso 2004 en el que fue parte del histórico Cienciano que venció a Boca Juniors en la angustiosa final de la Recopa disputada en Estados Unidos, se fue diluyendo: lo sacaron del equipo por la puerta falsa y algunos rumores de la época decían que Freddy Ternero lo marginó por haber sentido olor a alcohol en su boca.

El fantasma del alcohol siempre estaría presente tras su regreso al cuadro rojo en el 2005.
Un mes antes del asalto al club, Ccahuantico fue acusado por una mujer de haberla agredido con una botella de vidrio en un local nocturno al que el volante llegó con el arquero Juan “Chiquito” Flores.
La versión del “Cholo” es que él había sido agredido por el novio de la mujer y que, en la pelea, ella resultó con heridas de forma fortuita.
Esto nunca se contrastó con un juez porque el futbolista llegó a un arreglo extrajudicial que le costó 4 mil 500 soles.

Tenía que ocurrir el robo del cuadro rojo para que vuelva a los tribunales.
El club nuevamente lo separó de sus filas y el otrora volante del Cienciano de la Recopa acabó jugando en Deportivo Garcilaso, un equipo cusqueño de Copa Perú, para luego pasar por Sport Boys, Inti Gas y Alianza Atlético.
Hace unos días Ccahuantico lloró y clamó inocencia.
Dijo que conoce al ‘Chato Carlos’ y que este es amigo de varios futbolistas. Que la foto que tiene con él no es una prueba porque él se tomaba fotos con niños, mujeres, con cualquiera que le dijera “Ccahuantico, una fotito”. Era la fama.

No hay comentarios: