jueves, 30 de septiembre de 2010

La Muerte del ‘Mono Jojoy’ (*) . El chip y las botas que marcaron el éxito de la ‘Operación Sodoma’.

La Muerte del ‘Mono Jojoy’ (*)
El chip y las botas que marcaron el éxito de la ‘Operación Sodoma’.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos dio luz verde para la operación Sodoma con una llamada al teléfono satelital del general Javier Flórez.

‘Mono Jojoy’ (57) era el gran jefe militar de las FARC y el responsable por llevar a la guerrilla a su apogeo en la década pasada.

Era la una y media de la madrugada del jueves 23 y Santos se encontraba en la sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York.
Flórez, jefe de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, reprodujo la orden que terminó por propinar el golpe más duro a la criminal y longeva guerrilla de las FARC.

Sesenta aeronaves, entre A-29 Súper Tucanos, cazabombarderos de fabricación israelí K-Firs, helicópteros Black Hawk y Arpía enrumbaron hacia la zona de La Julia, en la región de la Macarena, a 218 kilómetros al sur de Bogotá y a 367 kilómetros del Putumayo, donde queda la frontera con el Perú.
En ese inaccesible punto de la selva colombiana se encontraba el campamento de Víctor Suárez Rojas, “Mono Jojoy”, el líder más importante en la conducción operacional y estratégica de las FARC (por cierto, el “mono” en Colombia no es una referencia simiesca sino que alude a la tez y el cabello claros. Una suerte de “gringo”).
La operación con el nombre de la ciudad bíblica del pecado arrancó con una tanda de 50 bombas inteligentes lanzadas desde los K-Firs, que destruyeron el auténtico búnker donde se refugiaba “Jojoy”.

Entonces 500 soldados descendieron de los helicópteros Black Hawk para enfrentarse cuerpo a cuerpo con los guerrilleros.
A las seis de la mañana los efectivos colombianos penetraron los anillos de seguridad de las FARC, tomaron el campamento central y cantaron victoria.
El cuerpo del “Mono Jojoy” fue hallado entre los escombros, aún humeantes, con el cráneo calcinado.

El cuerpo del “Mono Jojoy” fue hallado entre las cenizas con el cráneo calcinado. Llevaba un Rólex y medicamentos para la diabetes.

El examen de huellas dactilares permitió confirmar lo que ya se sabía gracias al Rólex de acero que llevaba en la muñeca y los medicamentos para la diabetes descubiertos en su bolsillo.

Cerca de él se encontraron 20 computadoras portátiles y 69 memorias USB. Murieron 27 guerrilleros en total.

BOTAS CON CHIP

La revista Semana hace una comparación que ayuda a entender la magnitud del operativo: “Guardadas las proporciones, el golpe al Mono Jojoy se asimila a la captura del jefe máximo de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, en 1992. Como Guzmán, su solo nombre generaba miedo. Como Guzmán, el jefe militar de las FARC parecía todopoderoso e invencible. Mientras Guzmán imponía el terror bajo la sombra y la mitología –nadie conocía su rostro–, el Mono Jojoy era omnipresente. Durante la zona de distensión, retumbaban sus órdenes de “llevar la guerra a las ciudades”, de secuestrar a políticos para el canje, de imponer la llamada ley 002 –una extorsión de un millón de dólares a las empresas–. Si bien con la detención de Guzmán no desapareció Sendero Luminoso –hoy incluso siguen existiendo pequeños grupos–, marcó el principio del fin de la amenaza terrorista a la supervivencia del Estado peruano”.
Jojoy era el gran jefe militar de las FARC y el principal responsable por llevar a la guerrilla a su apogeo en la década pasada.


Inteligencia le hizo llegar un par de botas ortopédicas en cuyas suelas fue oculto un chip GPS.

Llevaba más de 40 años en la clandestinidad y era protegido por 500 guerrilleros.
Según la información filtrada por el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), Jojoy cayó por las botas.


Hace siete meses el DAS habría interceptado una comunicación de la guerrilla en la que se pedía un calzado especial para el “Mono Jojoy”.
La diabetes le provocaba llagas en los pies y necesitaba botas ortopédicas.
Con ayuda de informantes se le hizo llegar un par de botas en cuyas suelas fue oculto un dispositivo de GPS (sistema de posicionamiento global).

Así se ubicó el campamento en la inexpugnable selva de La Macarena.
Pero en zonas agrestes los GPS tienen márgenes de error de casi un kilómetro.

En la prensa se presume que las fuerzas colombianas tuvieron, además, ayuda de satélites de uso militar estadounidense con tecnología DGPS, llamados SBAS, los cuales tienen un margen de error aproximado de un metro en el 97%.
La versión salida supuestamente del DAS ha sido refutada por el general Flórez, quien aseguró que el éxito de la operación se debió a que “logramos reclutar un hombre muy cercano a Jojoy”.

Según Flórez, el trabajo del infiltrado duró tres meses y brindó datos de los detalles más íntimos de “Jojoy”.

Sería gracias a este ‘informante’ que la inteligencia colombiana pudo determinar que el guerrillero solía levantarse entre la una y las cuatro de la madrugada para consultar sus computadoras, lo que resultó información crucial para la operación.


LA GUERRA CONTINÚA

Como fuera, este es el último golpe a una guerrilla duramente golpeada desde que en el 2006 el propio Santos asumiera la cartera de Defensa en el gobierno de Álvaro Uribe.

La coordinación entre las agencias de Inteligencia y los institutos de las Fuerzas Armadas ha sido crucial.
“La exitosa operación es un punto de inflexión, y con un buen margen de confianza podemos decir que es el principio del fin de las FARC”, aventuró Santos tras sobrevolar La Macarena el domingo último.
En enero del 2008 se anunció el deceso, de un paro cardíaco, del fundador de las FARC “Manuel Marulanda” alias también “Tirofijo”.

Dos meses después, el 1 de marzo, el Ejército bombardeó un campamento en Ecuador y abatió a Luis Édgar Devia, alias “Raúl Reyes”.

Y el 2 de julio de ese mismo año se produjo el rescate de Ingrid Betancourt, tres contratistas estadounidenses y otros 11 rehenes de las FARC.

“Fue el año negro de las FARC”, declaró Betancourt a CARETAS 2057.

El pasado domingo 19 perecieron 27 guerrilleros durante un bombardeo a otro campamento en la localidad de San Miguel, cerca a la frontera con Ecuador.
Para Víctor G. Ricardo, comisionado de paz del presidente Andrés Pastrana (1998-2002) y quien comenzó un fallido proceso de paz con esa guerrilla, la muerte de Jojoy “es un golpe al corazón de las FARC”.


En el bombardeado búnker de La Macarena se descubrieron 20 computadoras y 69 USB.

Pero los analistas coinciden en que es poco posible que accedan a una negociación definitiva.

Se especula que el hermano del “Mono Jojoy”, Germán Suárez, alias ‘Grannobles’, ocuparía su puesto.

Los colombianos han celebrado la muerte de ‘Jojoy’, un guerrillero de figura maciza y mirada dura que encarnaba la brutalidad de las FARC.

Tenía 12 procesos abiertos por más de 10 delitos, entre ellos asesinato, secuestro y narcotráfico, además de 5 condenas por los mismos delitos y dos pedidos de extradición de la justicia de EE.UU.

Nada está del todo claro en su biografía, salvo la edad: 57 años, de los cuales una gran mayoría fueron consumidos en el monte.

No hay comentarios: