martes, 14 de octubre de 2014

Evo, más poderoso y pragmático

Evo, más poderoso y pragmático
Evo Morales, el presidente que hace nueve años asumió el mando de su país arropado por los indígenas de Bolivia, Latinoamérica y el mundo ya no es el mismo. Antiguos colaboradores y ex amigos suyos dan testimonio de los giros que ha dado su discurso y, sobre todo, sus acciones. El Evo de hoy es más pragmático, poderoso e inalcanzable.

El mandatario llega a este hito con nuevos amigos que son nada más y nada menos que sus antiguos enemigos, aquellos que lo despreciaron o que, desde todos los flancos, trataron de desgastarlo políticamente: los empresarios de la próspera Santa Cruz, con quienes ha sellado una reciente alianza de mutuos intereses. Alex Contreras, ex portavoz presidencial y ex amigo íntimo de Morales, en entrevista con EL MUNDO, comenta que Morales, hasta donde lo conoció (2008), era "honesto, insobornable, incorruptible, leal con sus amigos y trabajador incansable".

De hecho, mantiene ese perfil de hombre incorruptible y trabajador. Cada día emprende maratónicas jornadas de 15 a 18 horas y gobierna a un ritmo que a sus propios colaboradores les cuesta seguir.

En su libro autobiográfico, 'De Orinoca al Palacio de Gobierno', Morales cuenta sus orígenes humildes en la comunidad aymara de Orinoca y su ascenso al poder gracias a su actividad como líder de los productores de coca del Chapare.

Morales dice que era tan pobre que no conoció la ducha, las sábanas o la pasta dental hasta que llegó al cuartel a hacer su servicio militar, cuando ya era joven. Ahora, Morales se moviliza en una caravana de vehículos blindados, en un avión francés de lujo e inició la construcción de un nuevo Palacio porque el heredado de los neoliberales le resulta incómodo y pequeño.

Cuando aún era un joven campesino, huyendo de la pobreza se marchó al Chapare, donde se convirtió en un productor de coca (materia prima de la cocaína) y dirigente sindical, desde donde combatió a los gobiernos neoliberales y a quienes consideraba sus verdugos: "los gringos" de la DEA estadounidense.

Una vez en el poder, Morales propició una amplia gama de derechos para los indígenas, nacionalizó los hidrocarburos y expulsó de Bolivia a la DEA, a la agencia de cooperación de EEUU (USAID) y al propio embajador de ese país en Bolivia.

Tras nueve años en el poder, Morales percibe que no todo lo gringo es tan malo y, en ese marco, promueve un plan de becas para que los bolivianos se capaciten en las mejores universidades del otrora despreciado imperio. Hace seis años, el mandatario combatió a la oposición política más dura, asentada en el oriente boliviano y, concretamente, en Santa Cruz. Los dirigentes que intentaron frenar a Morales están exiliados o presos, acusados de presunto terrorismo. Y, una buena parte de ellos, terminaron como aliados del Mandatario.

Contreras comenta que "el poder cambia" y que ahora Morales enarbola un discurso "falso y demagógico".

Por ejemplo, explica el ex portavoz, Morales defendía a los indígenas y al medio ambiente;pero ahora es aliado de los sectores agroindustriales del oriente boliviano, a quienes permite el cultivo de soya transgénica, pese a que él se oponía a ese tipo de cultivos. A esto se suma la política extractivista del Estado boliviano.

Un hecho que marcó el nuevo perfil de Morales es la violenta represión a los indígenas amazónicos que el 2011 marchaban a La Paz oponiéndose a la construcción de una carretera. Silvia Rivera Cusicanqui, una reconocida socióloga boliviana que, en la primera etapa del gobierno de Morales, fue incondicional a ese proyecto político, califica la ideología del mandatario como "una caricatura" de indianismo.

Esta contradicción entre los dichos y los hechos de Morales se muestra en la lista de candidatos a la Asamblea Legislativa del partido de Morales. Según Contreras, la mayoría pertenece a los denominados partidos neoliberales a los que Morales ha combatido desde siempre.

Pese a los cambios, Morales sigue siendo un líder político con amplio apoyo popular. No otra cosa significan sus nueve años en el poder. Desde el 2005, ha ganado todas las elecciones en las que ha postulado y, si bien ha perdido a parte de sus bases indígenas, ha ganado otros adeptos en regiones que antes estaban reservadas para la oposición, como es Santa Cruz.

De hecho, el ex presidente Carlos Mesa, en su columna de este domingo, publicada en el diario Página Siete de La Paz, indica que si Morales cumple un nuevo período completo en el mando del país, es decir, hasta el 2020, "habrá superado todos los antecedentes históricos de permanencia en el cargo".
Para lograrlo, apunta Mesa, Morales se convirtió en el primer presidente boliviano en postular a una segunda reelección, pese a que la Constitución Política del Estado se lo prohíbe. Este hecho, lo pinta como un político ansioso de acumular poder y de hacer todo lo necesario para preservarlo.

Incluso, analistas y opositores prevén que una vez reelecto, Morales buscará modificar la Constitución para postularse indefinidamente.

FUENTE: http://www.msn.com/es-pe/noticias/mundo/evo-m%C3%A1s-poderoso-y-pragm%C3%A1tico/ar-BB8WHzh

No hay comentarios: