miércoles, 2 de octubre de 2013

Alí Jamenei, el verdadero poder en Irán

Alí Jamenei, el verdadero poder en Irán
El ayatolá Alí Jamenei es el líder supremo y el poder real en Irán
"En Irán no tenemos homosexuales como en este país. En Irán no existe ese fenómeno".
Mahmoud Ahmadineyad, Nueva York, septiembre de 2007.

"Me gustaría decir a los estadounidenses: les traigo la paz y la amistad de los iraníes".
Hassan Rohani, Nueva York, septiembre de 2013.

El tono de Hassan Rohani en Nueva York fue sorprendentemente diferente al de su predecesor. Durante su viaje anual a EE.UU., Mahmoud Ahmadinejad disfrutó incitando, provocando e intentando (sin éxito) adaptar a la audiencia a su forma de pensar.
Por contraste, Hassan Rohani ha utilizado su primer viaje a Nueva York para reconectarse delicadamente con un viejo enemigo y poner en marcha un marco para las negociaciones sobre el programa nuclear de Irán. Pero también optó por no romper tres décadas de tradición de la República Islámica: se negó a reunirse con el presidente Barack Obama.
Las acciones de Hassan Rohani en Nueva York revelan a un hombre frente a la inherente y abrumadora contradicción de su trabajo: tiene un mandato popular, pero sin poder real.
En junio, el electorado iraní mayoritariamente votó a favor de su promesa de compromiso y moderación. Pero la Presidencia de Irán da a Rohani muy poco poder formal como para cumplir su palabra.
En Irán, el presidente no puede estar por encima del líder supremo del país, el ayatolá Alí Jamenei. La sección 1 del artículo 110 de la Constitución establece que el Líder Supremo tiene la responsabilidad de "Delimitar las políticas generales de la República Islámica de Irán, previa consulta al Consejo de Exigencia de la Nación".
Durante más de tres décadas, la política de Estado ha incluido el odio a Estados Unidos.
El nuevo presidente de Irán no puede cambiarla por su cuenta. Hassan Rohani sabe cuál es la regla fundamental: si hay diferencias entre el líder supremo y el presidente, el líder supremo siempre gana.
El cambio de tono en el discurso entre Ahmadineyad y Rohani ha sido evidente.

Amigo de confianza

De 1997 a 2005 el presidente reformista Mohammad Jatamí trató de lograr el cambio, pero no pudo convencer al líder supremo que esto valía la pena. Así que el Líder Supremo lo anuló y las reformas fracasaron.
Hassan Rohani quiere evitar cometer el mismo error. Ha optado por trabajar en estrecha alianza con el ayatolá. Ayuda mucho que ambos se conocen desde hace décadas, son de la misma generación fundadora que derrocó al Shah en 1979.
La clave de toda la presidencia de Rohani será su capacidad para persuadir al ayatolá y a los aliados del ayatolá de la Guardia Revolucionaria con el fin de que le den suficiente espacio para ejercer la diplomacia. La cuestión no es tanto si el presidente de Irán quiere el cambio, sino más bien si el líder supremo lo desea.
Durante los últimos 24 años el ayatolá ha neutralizado iniciativas que buscan desafiar la naturaleza conservadora de la República Islámica.
En 2009, sus fuerzas pusieron fin a las manifestaciones encabezadas por los partidarios del opositor Movimiento Verde. A principios de este año, los aliados de Alí Jamenei en el Consejo de Guardianes inhabilitaron a numerosos candidatos a las elecciones presidenciales que no eran vistos como partidarios fiables.
Pero, sobre todo, el ayatolá permitió a Hassan Rohani presentarse como aspirante. Puede ser que a los 74 años de edad, Alí Jamenei confía en su viejo amigo para que éste logre un cambio limitado sin poner en peligro la naturaleza de la República Islámica.
Por ello, el líder supremo está dando un apoyo limitado al presidente para que continúe adelante con la diplomacia.
En un discurso pronunciado el pasado 17 de septiembre en Teherán, Alí Jamenei aprobó el uso de la "flexibilidad heroica" en la diplomacia . Esto parece traducirse como una instrucción para el presidente Rouhani: que intente por todos los medios ver lo que puede obtener de los estadounidense, pero sin salir públicamente estrechando la mano de Obama.
El alcance de la aproximación diplomática en Nueva York aprobada por el ayatolá incluyó las primeras conversaciones directas de EE.UU. e Irán entre cancilleres por primera vez en más de 30 años.
El cambio de tono en el discurso entre Ahmadineyad y Rohani ha sido evidente.

"Parar, cerrar, exportar"

Los contactos directos entre los dos países continuarán en Ginebra el 15 y 16 de octubre, cuando Irán y EE.UU. se unan a Reino Unido, China, Francia, Rusia y Alemania para una ronda formal de conversaciones sobre el programa nuclear de la República Islámica
En rondas previas de conversaciones, las potencias mundiales hicieron tres demandas a Irán: que detenga el enriquecimiento de uranio, que cierre la fortificada planta de enriquecimiento en Fordo y que exporte su oferta de uranio de medio y bajo enriquecimiento (una política conocida como "parar, cerrar, exportar") .
Irán ha rechazado esas demandas. En su lugar, quiere que se levanten las sanciones y que se reconozca el derecho de la República Islámica a enriquecer uranio.
Aún no está claro si estas demandas y contrademandas serán el punto de partida para la nueva ronda de conversaciones en Ginebra en octubre. Pero está claro que las conversaciones se reinician en un ambiente mejorado.
Las rondas anteriores (asistí a las siete celebradas en los últimos tres años) a menudo eran monólogos paralelos con poca negociación real.
Esta vez todas las partes parecen estar más dispuestas a ceder.
Las negociaciones anteriores se retrasaron por la negativa de Irán de reunirse en Ginebra. Como resultado de ello, las conversaciones no oficiales se llevaron a cabo en Estambul, Bagdad, Moscú y Almaty.
El ministro de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, presidirá las conversaciones en representación de Irán. Zarif se reportará directamente al presidente Rohani. Por su parte, el presidente informará al líder supremo.
Hassan Rohani tendrá la facultad de recomendar un acuerdo y podra ejercer facultades de convencimiento a la hora de explicar que dar concesiones son la mejor manera de conseguir levantar las sanciones y mejorar la vida de los iraníes.
Pero al final, será el líder supremo quien tenga la última palabra.

James Reynolds
BBC, Irán
FUENTE: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/09/130926_iran_rohani_ayatola_jamenei_ao.shtml


No hay comentarios: