jueves, 11 de octubre de 2012

Nocaut al indulto: Ronald Gamarra versus Rafael Rey

Nocaut al indulto
Ronald Gamarra versus Rafael Rey

Diez para la una de la tarde del miércoles diez de octubre del 2012. El nublado día no impidió que un buen número de espectadores se congreguen en el escenario del debate-combate entre el exprocurador Ronald ‘derechos humanos’ Gamarra y su contendiente, el fujimorista Rafael ‘Opus’ Rey. Se había anunciado que el tema de la disputa sería el indulto al expresidente Alberto Fujimori, y los comentarios de los presentes apuntaban a que no sería una pelea cualquiera.

El nuevo auditorio de la facultad de Estudios Generales de Letras (EEGGLL) de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) estaba lleno de cabo a rabo por un público en su mayor parte de la casa de estudios. Jóvenes, sobre todo, pero también algunos miembros del cuerpo académico y de la prensa. El recinto fue un solo de murmullos mientras ingresaban los últimos espectadores, hasta que una frase, pronunciada en voz alta, acalló al resto de voces.

“Ahí viene Rey”, se escuchó claramente. Rápidamente, desde la puerta de ingreso y por la esquina izquierda, apareció el defensor del indulto vestido de saco gris y camisa blanca sin corbata. Aparentaba estar tranquilo y seguro, ni una gota de sudor recorría su frente. Casi al mismo tiempo, desde el extremo derecho del escenario, el retador, Ronald Gamarra, aparecía vestido de saco azul y corbata roja. Sin un ‘careo’ previo al encuentro, los dos tomaron posiciones entre sonrisas forzadas, intercambiando miradas, midiéndose uno al otro.

El árbitro o moderador se situó entre ambos. Hizo un breve recuento de sus carreras en el ‘deporte’ de la política y explicó las reglas que habrían de seguir. Fue evidente que le faltó empezar por la frase “En esta esquina…”, pero ya era tarde para formalismos. Sin campanazo de por medio, el combate había comenzado.
 
EL ‘ROUND’ DE GAMARRA

Gamarra tuvo la iniciativa exclusiva en el primer round, el cual inició con un ‘baile’ de argumentos para marear al oponente. Primero, una finta hacia la derecha: “Si bien he tenido un breve paso por la política”, afirmó, “prefiero que me vean como a un defensor de los Derechos Humanos”, dijo, dando un sorpresivo paso a la izquierda. Hasta ese momento, Rey no se movía. Apenas lo seguía con los ojos, apuntaba sus movimientos.

Exactamente en el minuto cinco, y con la velocidad de un rayo, el exprocurador dio un golpe al frente. “El abogado de Fujimori, César Nakasaki, tras oír el veredicto para su defendido, tuvo que reconocer que fue un ‘juicio impecable’”, ensayó. Ante el evidente gesto de sorpresa de Rey por sus palabras, Gamarra aprovechó para rematar: “Y Fujimori reconoció, con su silencio en el juicio, sus delitos de corrupción”. Si bien los golpes no dieron en el blanco -por poco- Gamarra obligó a Rey a retirarse a su esquina para tomar dos largos sorbos de agua.

El exprocurador aprovechó su round para recordarle al público y a su oponente la historia de la década fujimorista, la huída al Japón del expresidente, su extradición desde Chile. Ese fue su primer golpe cruzado a la quijada de Rey. Continuó el castigo en el pómulo cuando habló de un gobierno dictatorial “que se propuso destruir la democracia” y cerró con un certero gancho al hígado: “Viendo agotados todos los recursos legales, Alberto Fujimori intenta ahora otra vía de escape, tal vez la penúltima que le queda: El indulto”.

Rey no terminaba de reponerse de esa embestida cuando Gamarra lo puso contra las cuerdas: “No creo en los fujimoristas, no creo en sus líderes ni en su juego mediático. No creo en sus mentiras sistemáticas ni en su cinismo”, dijo antes de detenerse para bailar un poco más a su rival. “Ollanta Humala es el presidente, no el emperador que le quieren hacer creer que es”.

El primer episodio terminaría con Gamarra enviando a Rey a la lona gracias a un gancho a la mandíbula: “Este no es el mismo caso de las leyes de amnistía (al grupo Colina) que el gobierno de Fujimori firmó con el aplauso de Rafael Rey”, le dijo. Se ganó el aplauso del respetable.



EL ‘ROUND’ DE REY



Rafael Rey, como buen peso pesado de la política, supo restablecerse para el segundo episodio, el que le correspondía según las reglas. Dijo que no era fujimorista, y enumeró casos en los que –a su juicio- se había opuesto al régimen de Fujimori. Apeló a ‘abrazar al contrincante tocando el tema Fujimori había cometido crímenes de lesa humanidad o no, cosa que negó. Con eso ganó algo de tiempo, pero era evidente que debía atacar de un momento a otro. Y así fue.

“La ‘prueba ácida’ –dijo que- Fujimori no cometió crímenes de lesa humanidad es que el propio juez del caso, César San Martín, solo se atreve a decir que la Corte IDH ha establecido ese término para Fujimori, no el Judicial peruano”. Buen golpe de Rey aunque con él solo tocó el hombro de Gamarra. “¿Por qué será que San Martin no contesta claramente?” arremetió enseguida, y esta vez –una de las pocas durante la pelea- sí dio en el blanco.

Sin embargo, Rafael Rey no supo aprovechar su efímero momento. Comenzó a trastabillar, dijo que Ollanta Humala solo cumpliría con la Constitución si indulta a Fujimori”, afirmó que el presidente “no tiene restricciones” para otorgar el indulto. Cuando parecía que perdería definitivamente el asalto, lanzó un sorprendente gancho de derecha a Gamarra: “Pero parece que algunos se han quedado en la Constitución pasada (de 1979)”.

Ése sería uno de los pocos argumentos estrictamente legales que esgrimió Rey. Luego, se enfrascó en innecesarios ‘golpes bajos’, tildando a Gamarra de “defensor de terroristas” exponiendo casos que el exprocurador había llevado como parte del indulto decretado por Fujimori para todas aquellas personas encarceladas injustamente en su gobierno, indulto que se continuó en las gestiones de Paniagua y Toledo. “Un caso significativo”, dijo, “es el de Nancy Ruiz Nano, cuya pena disminuyó inexplicablemente de cadena perpetua a 25 años, luego a 17 y finalmente a 6 años de cárcel, siendo liberada finalmente”. Parecía, por fin, haber dado en el blanco. El auditorio se mantenía expectante, en silencio.

ROUND TRES

Gamarra contraatacó rápidamente. “Nancy Ruiz fue indultada por recomendación expresa del alcaide el penal de Yanamayo. ¿Sabe por qué? Tenía la edad mental de una niña de 12 años”. Rey comenzó a sudar por primera vez, se puso rojo, revisó nerviosamente sus apuntes. “Yo también traje mis resoluciones”, continuó Gamarra. Otra vez, el defensor del indulto estaba contra las cuerdas.

“No interesa lo que diga Rafael”, volvió a golpear Gamarra, “no interesa lo que diga yo. Que no exista ninguna restricción a la facultad del indulto, según la Constitución del 93… Oye, Rafael, ¿entonces por qué aprobaste la ley que limitó esa facultad presidencial en el 95? Sinceramente, no entiendo”. Y los aplausos por la golpiza que acababan de presenciar no se hicieron esperar.

El resto del debate Rey lo desperdició enumerando más casos de acusados por terrorismo defendidos por el exprocurador, con el fin de desacreditarlo. Divagó. Se alejó del tema principal, descuidó su defensa preguntando “¿por qué ninguna ONG ha protestado para que a los terroristas también se les acuse de crímenes de lesa humanidad?”

En uno de los últimos cruces de la tarde, tras las arremetidas de Gamarra rebatiendo los argumentos de su oponente, y luego de repetirse innumerables veces el término ‘indulto’, Rafael Rey tomó la palabra y, en su confusión, lo que dijo fue “insulto”, aunque no notó su error hasta que el público se lo hizo saber.

A esas alturas, Gamarra ya había vencido, aunque restaba la ronda de preguntas de los asistentes. Allí Rey terminó mordiendo el polvo, frente a la evidencia de que el indulto a Fujimori viola todas las leyes y códigos humanitarios. Más que un nocaut técnico, fue un nocaut jurídico de Gamarra sobre su oponente. El exprocurador estuvo intratable para el fujimorista, al punto que, ya desde la lona, Rey expuso su último argumento: “El perdón no es un defecto, es una virtud de la moral cristiana (…) supuestamente, esta es una universidad católica, ¿no?” dijo, retando a los espectadores, para quienes la pelea ya estaba decidida.

¡El insulto!


"El indulto no es parte de la democracia, ha dicho Ronald Gamarra. Lo acaba de decir, por suerte está grabado (...) Olvida que en países como España, el INSULTO... (murmullos del público) ¿Cómo? (murmullos nuevamente) ¿Que me he equivocado? ¿qué dije? Ah, sí; ah, sí, es INDULTO".

Lapsus de Rafael Rey que generó risas.

EL DATO

Ambos ponentes se refirieron en varias ocasiones al informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación como “La biblia de los caviares”. Rey lo hizo con seriedad, pero Gamarra arrancó sonrisas del público cada vez que lo pronunciaba con ironía.

FUENTE: http://diario16.pe/noticia/19700-nocaut-al-indulto
MARIANO VÁSQUEZ
mvasquez@diario16.com.pe



No hay comentarios: