jueves, 2 de julio de 2009

'Thriller' Vernacular

'Thriller' Vernacular
(FUENTE: CARETAS - 2 DE JULIO 2009)
Policiales :::: Huayno, sexo y alcohol en el escabroso asesinato de la cantante Alicia Delgado. Confesión de sicario y video delator apuntan a su mejor amiga, Abencia Meza.

Abencia Meza y Alicia Delgado en Palacio de Gobierno durante la pasada Teletón.
Ya por entonces vivían una tormentosa relación.
Se trataba de una tormentosa relación entre dos populares intérpretes de la música andina peruana.
Durante varios meses ventilaron sus peleas y amenazas ante las cámaras de televisión.
Si no hubiera sido por los moretones y los labios rotos todo hubiera parecido solo un vulgar acto montado para despertar el morbo colectivo.

Pero la sangre llegó al río en macabra coincidencia con la muerte de Michael Jackson.
El jueves 25 el “Rey del Pop” cayó fulminado por un infarto en su mansión rentada de Los Angeles.
Ese mismo día fue descubierto el cadáver de Alicia Delgado, “La Princesa del Folclore”, en su departamento de Surco.
La mujer de 50 años fue cosida a puñaladas.
Todas las miradas se volvieron hacia su mejor amiga, Abencia Meza (37).
La popular ‘Pistolita del Folclore’, no perdió tiempo para presentarse dolida y bajo reposo médico por la terrible noticia.
Las pistas eran pocas.
La camioneta 4x4 de Alicia, que apareció abandonada en una calle de Independencia el martes 23, y la ‘desaparición’ de Pedro Mamanchura Antúnez, 34, ex sargento del Ejército y chofer de la asesinada Delgado.
Pero, como en el famoso vídeo de Jackson, los zombies de este ‘thriller’ vernacular comenzaron a mostrarse rápidamente. El lunes último Mamanchura fue atrapado en Tumbes y, como en la canción ‘Qué Triste es la Vida’ de Abencia Meza, prometió “cantarlo todo”.
Los fanáticos de las cantantes apenas salían de la perplejidad cuando la sordidez de la historia volvió a dejarlos pasmados.

Habla El Sargento
El ex sargento se encontraba alojado en la habitación Nº 202 del Hotel Gran Imperial, ubicado en el Pasaje Bolívar Nº 388 de esa ciudad fornteriza.
Mamanchura, según el comandante PNP Víctor Ortiz, se había registrado con el nombre de César Antúnez Loyola y estaba en Tumbes desde el sábado 26.
Tenía pensado escapar hacia Ecuador.
Dos policías lo siguieron durante dos días para descubrir si tomaba contacto con alguna persona.
Finalmente, lo pescaron cuando veía un partido de televisión por cable echado sobre su cama de una plaza.
Presentaba un hematoma en el pómulo izquierdo y rasguños en las muñecas, presuntamente realizados por Alicia Delgado al luchar por su vida.
Llevaba, además, una pequeña maleta con ropa y S/. 950 soles
.
Fue conducido a la estación policial más cercana y no tardó en soltar la bomba. “Abencia me pagó 3,000 soles para asesinar a Alicia. Todo estaba planificado para el Día del Padre en un sauna, pero allí se salvó porque se presentó una amiga de ella”, confesó.
El jefe de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri), general PNP Félix Murga, envió a Tumbes un equipo especial al mando del coronel PNP Miguel Canlla.
El martes 30, Mamanchura llegó a Lima en un vuelo comercial de LAN.
En el piso 8 de la Dirincri, en la avenida España, prosiguió con su manifestación

.
Según Mamanchura, ‘La Reina de las Parranditas’ mandó asesinar a su amiga Alicia debido a que ésta mantenía una relación con su arpista Miguel Salas Rosado, 32.
¿Cómo la asesinó? Estos son extractos de su escalofriante confesión obtenida por CARETAS:


“La señora Alicia Delgado y Miguel Salas llegaron de Juliaca como a la una de la tarde del lunes 22. Como a las dos de la tarde, Alicia me envió a un restaurante para comprar el almuerzo para los tres. Yo sabía que Miguel Salas y Alicia querían estar solos, porque eran pareja. Luego de casi dos horas, ellos me dieron alcance en el restaurante y almorzamos. Cuando retornamos, Miguel Salas se despidió y se retiró a su casa. Alicia y yo fuimos a Monterrico”, contó y prosiguió: “Yo pasé la noche en el departamento a solicitud de Alicia. Como a las siete de la noche, intenté asesinarla, pero me arrepentí. Me entró un remordimiento de conciencia y no pude hacerlo. La señora se fue a descansar a su dormitorio y yo no pude dormir esa noche. Al día siguiente, como a las 7.30 de la mañana, agarré un cuchillo de la cocina y cuando Alicia salió a la sala y luego retornó a su dormitorio, la ataqué por la espalda. Cuando le dí la primera puñalada por la espalda, ella gritó de dolor y pidió auxilio. Le metí dos puñaladas más y ella agarró el cuchillo para defenderse y me golpeó en la cara. Forcejeamos y yo la intenté desmayar a golpes, pero ella seguía gritando. Allí le corté el cuello y para asegurarme la ahorqué con mi correa. Luego agarré la caja fuerte y salí del departamento, luego de lavarme las manos en el baño”, detalló Mamanchura.


La cantante fue encontrada tendida de espaldas sobre su cama dos días después, el jueves 25. Presentaba nueve “heridas punzocortantes”, dos de ellas cerca a la yugular.

Según el informe de necropsia, también se halló semen en sus restos.

Para entonces, Mamanchura ya había escapado llevándose la camioneta 4x4 y la caja fuerte de la “Princesita del Folclore”.

“Con la persona que me dio el dinero me encontré en Puente Nuevo y le entregué el carro y la caja por indicación de Abencia Meza. Éste me pagó 2,000 soles para fugar y dijo que me enviarían más dinero. El asesinato de Alicia fue coordinado por teléfono con Abencia. Teníamos permanente comunicación con ella hasta una semana antes del crimen. Ella estaba muerta de celos porque Alicia estaba con Miguel Salas”, relató al equipo de Homicidios.

El martes último, al ser interrogado, Salas admitió que mantenía un romance con la cantante vernacular y corroboró que, la tarde del lunes 22, estuvo con ella en su departamento de Monterrico, tal y como lo aseguró Mamanchura. El jefe de la Dirincri ha solicitado el levantamiento del secreto de las comunicaciones de los cinco celulares encontrados en el departamento de Alicia Delgado, así como los teléfonos proporcionados por la misma Abencia Meza, cuando acudió a la Policía, el viernes 26.

Además, la Policía encontró en la habitación del hotel de Tumbes donde se hospedaba Mamanchura el video presuntamente grabado por Delgado en el que hace responsable de cualquier atentando contra su vida a “La Pistolera del Folclore”.

Al cierre de esta edición, trascendió que existe una solicitud de detención contra la cantante que es evaluada por el titular del 17º Juzgado Penal de Lima, Alfonso Payano.

Pero de ella se sabe muy poco.

Según sus familiares, se encuentra en Huaral, al norte de Lima, tratando de recuperarse de la muerte de Alicia. Presuntamente desde allí concedió una entrevista radial en el que atribuyó las acusaciones de Mamanchura a una “venganza” porque ella lo había despedido por robo.

Es de esperarse que se defienda a toda costa.

Pero los indicios, testimonios y antecedentes públicos de esta escabrosa relación entre dos divas con polleras apuntan a la ‘Reina de las Parranditas’.


Mas te pego...Ambas se conocieron en 1999.

Alicia Delgado acababa de llegar de New Jersey, Estados Unidos, luego de que fuera abandonada por su segunda pareja sentimental.
Nació en el pueblo de Taucur, distrito de Pachangará, provincia de Oyón, en Lima, y desde adolescente mostró su predilección por la música de ‘Flor Pucarina’ y ‘El Jilguero del Huascarán’. El 11 de Febrero de 1975, a los 16 años, grabó su primer disco para el sello “Disco Dámazo”.

Uno de sus huaynos más exitosos fue “Un Fracaso en la Vida’.

Posteriormente rompió con su primer esposo, con el que tuvo un hijo, y decidió viajar a EE.UU. Allá probó suerte como cantante, pero no le fue bien.
Ya de vuelta en Lima, fue invitada a un festival y allí se cruzó con Abencia Meza, oriunda del ‘Callejón de Conchucos’, en Ancash, y cuya popularidad crecía como la espuma de la cerveza. ‘La Pistolera’ se declaró su admiradora y le pidió representarla. Alicia desempolvó las polleras y pronto se hizo público su retorno al escenario.
Poco después se fueron a vivir juntas a un departamento de la cuadra 8 de la avenida Los Ruiseñores, en La Molina, y empezaron los rumores sobre su relación.
Con los años, ambas expusieron su vida privada en televisión. Abencia decía que la amaba y le dedicó algunos huaynos como “Historia de Amor” y “Has Cambiado mi Vida”.

Los episodios de violencia y alcohol, que también suelen regar los hits de Abencia, no tardarían en hacerse públicos.
El 21 de mayo pasado, al promediar las 10.40 de la noche, Alicia Delgado se presentó en la comisaria de La Molina para denunciar a Abencia Meza por presunto maltrato físico.

Según el parte policial, ‘La Pistolita’, en estado de ebriedad, le había propinado puñetes y patadas hasta dejarla prácticamente inconsciente.
La empleada del departamento que ambas compartían en la Molina narró al Canal 4 que Abencia le había reclamado a Alicia por una presunta infidelidad. “¡Antes que me dejes, primero te mueres!”, la habría amenazado, según la testigo.


Alicia dejó La Molina y se marchó a su departamento de Monterrico.

Dos días después, el 23 de mayo, celebró sus 50 años con un concierto en la Carretera Central. Apareció sin sus polleras de siempre y optó por un traje morado al estilo quinceañera. Unos cadetes de la Marina le hicieron el cruce de espadas.
Alicia zapateó y bebió hasta despuntar el alba. Abencia Meza no se apareció.
Cinco días después, el 28 de mayo, ambas aparecieron en un programa de televisión anunciando que harían las pases. “Sólo le metí dos cachetadas a la señora”, reconoció “La Pistolera”. “Ahora ella retirará la denuncia policial”.
Sin embargo, a inicios de este mes, ‘La Princesa del Folclor’ se presentó ante el comisario de La Molina para tramitar las garantías personales para su vida y prometió que presentaría pruebas para sustentar su denuncia policial contra Abencia.
Los problemas continuaron. La artista vernacular María Velásquez, conocida como ‘La Mecánica del Folclor’, declaró a CARETAS haber sido testigo de los celos de Abencia. “Tres días antes de la muerte de Alicia, Abencia le quitó sus tres celulares para rastrear sus llamadas”, contó. Según su testimonio, la ‘Pistolera’ sospechaba que Alicia tenía un romance con el arpista Salas.

Poco antes, Alicia les había confiado a sus amigas y familiares que estaba recibiendo amenazas de muerte a través de sus celulares. Las llamadas amenazantes se habrían incrementado luego de que la cantante declarara en un programa de televisión, dos semanas antes de su asesinato, que estaba viviendo un supuesto romance con un “joven de 25 años”.
Fue por ello que Alicia grabó el video culpando a Abencia de lo que le pudiera ocurrir.
El domingo 20, viajó a Santiago de Putina, en Juliaca, para ofrecer –sin imaginarlo– su último concierto en una fiesta de matrimonio. Aquella noche pisó el escenario con cuatro horas de retraso. Lucía visiblemente nerviosa. Cuando sus músicos le preguntaron qué había pasado, Alicia contó que recibió otra llamada amenazadora, aparentemente de un tío de ‘La Pistolera’. Alicia se persignó antes de subir a la tarima y cantó con peculiar desgarro.

Su último huayno de aquella noche fue posteriormente entonado como un himno por la multitud de seguidores que acompañó su féretro, el sábado 27: “Adiós, adiós... con mucha pena me despido.., mis canciones quedarán grabadas para que algún día te acuerdes de mí.”. (Américo Zambrano, Abilio Arroyo).


No hay comentarios: