domingo, 11 de noviembre de 2012

Benedicto Jiménez: "El terrorista no cambia"


Benedicto Jiménez: "El terrorista no cambia"
Dice que el gobierno debe seguir, vigilar y mandar a la cárcel a dirigentes del Movadef.
Benedicto Jimenez, lider del GEIN
Quién mejor que él para recordar todo el daño que Sendero Luminoso le hizo al país. Benedicto Jiménez, el líder del Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) que logró cazar a Abimael Guzmán, habla claro. El “Cazador” o “Sheriff” se pronuncia sobre el intento del Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef) de penetrar en la sociedad ahora como un partido político.

La captura de Abimael Guzmán cambió la historia del país. ¿Qué recuerdos tiene sobre la captura del siglo?
Miles. Llegamos a él después de tres años de trabajo. Antes de que caiga “El cachetón”, como lo apodamos en la Operación Victoria, habíamos realizado doce operaciones de inteligencia. Habíamos desbaratado a aparatos importantes. Poco a poco íbamos capturando a sus dirigentes. Lo cercamos. Y cuando cayó, su estado mayor ya estaba desarticulado.
¿Es cierto que empiezan a operar tras recibir una carta de una madre que había “rescatado” a su hijo de Sendero Luminoso?
Con la información que había en esa carta empezamos a trabajar, porque ahí se había identificado a “Isa”, una dirigente terrorista, y el teléfono de su casa. Empezamos a trabajar en esa información. Poco a poco, llegamos a montar las redes.
El GEIN (Grupo Especial de Inteligencia) nace con muy pocos recursos…
El comienzo fue precario, así comienzas las grandes obras. Se empezó con una pequeña oficina que no media más que 4×2, ubicada en lo que ahora está la Dirincri. Nos instalamos en el segundo piso y ahí es donde yo comienzo a organizar el GEIN. Cuatro oficiales y un subalterno que también eran de la Dircote. No teníamos muchas cosas: un escritorio, dos sillas, una máquina de escribir y una pizarra. Un vehículo Volkswagen y una camioneta donada. No teníamos nada. Digamos que teníamos que demostrar los resultados antes de recibir ayuda.
¿Quién los lleva hasta Guzmán?
Cada operación nos dejaba un rastro. El 1 de julio de 1990 llegamos a una casa en Monterrico, allí por primera vez descubrimos que Abimael estaba en Lima, todavía no habían caído los videos de “Sorba, el griego”. En esa casa había un pequeño museo, una biblioteca, documentos partidarios. Cayeron dos aparatos centrales y ahí encontramos un papel con contactos y nombres de altos mandos centrales. Y empezamos a seguir la pista hasta ubicar al camarada “Germán”, quien es el que nos lleva hasta “El cachetón”.
¿Ellos se enteraban de las caídas?
Sí, hacían un balance de todo. Estaban enterados de los errores que habían cometido, recuerdo que a esa operación en Monterrico le pusieron la “Caída de junio” y cambiaban de estrategia. De esa caída, le echaron la culpa a la camarada “Juana”, que era quien manejaba esa casa. Ella cayó detenida. Pero la culpa realmente la tuvo el camarada “David”, un ingeniero que comenzamos a seguir casi cuando empezamos la operación “Isa”.
¿Pensaban encontrar a Guzmán en una zona de clase media de Lima?
El conocimiento de Sendero Luminoso fue gradual, poco a poco las operaciones nos iban dando luces. No conocíamos el “modus vivendi” de Sendero, no sabíamos nada. Teníamos un perfil equivocado del terrorista, pensábamos que estaban en Canto Grande, Villa El Salvador, y hacíamos rastrillaje por esas zonas, pero la dirigencia vivía bien, en lugares resguardados, incluso, por soldados, sin que ellos supieran. Porque en Monterrico, donde hacían reuniones partidarias, estaban rodeados de militares. Ellos habían estudiado a las fuerzas del orden, por eso optaron por vivir en las zonas residenciales.
Cuando cae Abimael se le encontró flanqueado por Elena Iparraguirre, Laura Zambrano, Maritza Garrido y otra terrorista, ¿por qué siempre rodeado de mujeres?
Las mujeres, dentro de los maoístas, adquieren un rol preponderante. Ellos le dan poder. En Sendero, las mujeres asumían roles de mandos políticos y eran líderes. Piensan que como las mujeres peruanas siempre han estado relegadas durante muchos años, ellas se desenvuelven con creces. Por eso, las mujeres eran dirigentes. Eran las más decididas, disciplinarias y fuertes. Dicen que las mujeres cuando se entregan a una pasión, se entregan íntegramente. Eso es lo que pasó con Myriam (Elena Iparraguirre), era casada, tenía dos hijos y dejó todo por seguir a Guzmán.
La relación de Abimael y Myriam empieza cuando Nora, la primera esposa del cabecilla terrorista, estaba viva
Estaban los tres.
¿De qué murió Nora?
Se deduce del discurso que da Guzmán… En el discurso fúnebre dijo que prefirió quitarse la vida, antes de levantar el puño contra el partido. Se suicidó.
¿Qué tipos de disfraces se usó en la Operación Victoria?
Vendedores de periódicos, jardineros y basureros. El disfraz y la cubierta son dos cosas que se aplicaron mucho. El disfraz es una cosa y la cubierta es justificar el disfraz. Si vistes como jardinero, tienes que ser un jardinero. Porque el terrorista también era muy observador. En una de las operaciones, en San Martín de Porres, pusimos a uno de los agentes de heladero, dos terroristas se le acercaron a comprar, pero se fijaron en el reloj del supuesto heladero que era demasiado costoso. Ellos salieron corriendo y aunque los agarramos, se dedujo que el disfraz era deficiente.
¿Maritza Garrido Lecca era muy hábil y suspicaz?
Era muy cuidadosa. Separaba la basura, porque ya tenía experiencia de otro operativo. Muchas cosas las quemaba y otras las botaba. Su pareja, Carlos Incháustegui, todos los días recorría 10 cuadras a la redonda para ver si había algún movimiento y luego lo apuntaba todo. “Peinaba” la zona desde las 7 hasta las 9 de la mañana, por eso es que nuestra gente estaba más allá de ese radio.
Tras tanto tiempo de vigilancia, ¿cómo comprobaron que Abimael todavía estaba en la casa de Surquillo?
Una noche salieron Maritza y Carlos, y la vigilancia fija vio en el segundo piso una sombra, una figura de una persona obesa y se notó el perfil. Sacamos la conclusión de que si no había nadie y no se vio ingresar a nadie, podía ser Abimael. Era un indicativo fuerte.
Usted que logró capturar a Abimael, ¿qué opinión tiene del Movadef?
Movadef aparece en el 2009 con Alfredo Crespo, Manuel Fajardo y Carlos Gamero. Antes se hablaba del AFADEVIG (Asociación de Familiares de Presos Políticos Desaparecidos y Víctimas de Genocidios). Son fachada de Sendero Luminoso. Han encontrado una forma de crecimiento, aprovechan la ignorancia y la dejadez de los gobiernos. Ellos, si tuvieran la oportunidad, regresarían a las armas. No hay forma de oponerse a ellos del punto de vista ideológico. Usan películas donde dan a entender que el gobierno es genocida, aislador, y que maltrata a Gonzalo y Myriam. Venden un lenguaje atractivo, que para la juventud, ni hablar. Muchos no saben quién es Guzmán y piensan que es un cantante. Nadie desenmascara a los terroristas que están detrás de estos movimientos.
¿Qué debe hacer el gobierno?
Proscribir a estos grupos. Seguirlos y vigilarlos y mandar a la cárcel a sus dirigentes, pero para eso hay que conocerlos, saber quiénes son, qué están haciendo, qué fuentes de financiamiento tienen. En Chile ha estado Manuel Fajardo dando charlas, conferencias, foros y de dónde saca plata, si él no ejerce la abogacía.
¿Qué les aconseja a los jóvenes?
Lo primero que hay que hacer es dar charlas, como las que estamos dando en los colegios de Magdalena. Hablar con los jóvenes, les hacemos conocer qué es Sendero y los daños que ocasionaron y el atraso de dos décadas que tuvimos, los más de 30 mil muertos que ocasionaron. Hacerle recordar la zozobra, que el Perú estaba perdido y que ellos solo buscaban sembrar cadáveres en el camino. Les pido que no se dejen engatusar. No hay que olvidar que todavía tenemos terrorismo en el VRAEM.
¿Qué opinión le merece la reunión de Nicolás Lynch y la gente del Movadef?
No hay posibilidades mínimas de conversar con ellos. El terrorista de nivel dirigente y escuadras, nunca va a cambiar. Un dirigente como Osmán Morote, que sale el próximo año, saldrá a impulsar el Movadef, y sale con 50 mil soles, porque se lleva una reparación civil que le ganó al Estado…

Por: T. Paredes


No hay comentarios: