jueves, 8 de noviembre de 2012

“Nos dijo: ¡Carajo, las vamos a matar!”. Marcos Alvarez Vargas.


“Nos dijo: ¡Carajo, las vamos a matar!”. Marcos Alvarez Vargas.


Marco Alvarez Vargas

El fiscal superior, Luis Landa Burgos, sustentó ayer ante la Sala Penal Nacional la acusación penal contra el actual alcalde del distrito de San Borja, el coronel EP (r) Marco Álvarez Vargas, y solicitó para él 25 años de prisión por la presunta autoría mediata en la desaparición forzada de Lucho Manrique Escobar. El punto clave de la acusación es que Álvarez se desempeñaba como jefe del Comando Político-Militar de Huancavelica cuando ocurrieron los hechos, en 1989, y que tuvo bajo su comando a los elementos militares de la zona.

Lucho Manrique Escobar, de 30 años, trabajaba en la Corporación de Desarrollo de Huancavelica (CORDEH) como técnico en el área de impresiones. En la madrugada del 6 de noviembre de 1989, semanas después de los hechos narrados, y según testimonio de Imelda Cayetano Apari –esposa del desaparecido- a la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) y a instancias judiciales, dos sujetos encapuchados y vestidos de uniforme militar irrumpieron en su casa, apresaron a Manrique Escobar y, luego de golpearlo y acusarlo de terrorista, se lo llevaron en una camioneta. Esa sería la última vez que su esposa e hijos lo verían.

La esposa de Manrique se dirigió pocas horas después a la denominada "Casa Rosada", el cuartel Santa Teresita de Huancavelica. En 1989 el entonces coronel Álvarez era el jefe del Frente Político Militar de Huancavelica, y según la versión de Imelda Cayetano, la recibió e hizo alusiones vagas a que su esposo se habría fugado con una supuesta amante, ni más tarde en la Policía de Investigaciones pudo obtener respuestas.

“Vamos a la base militar. (…) Entonces estaba el Marco Álvarez García como jefe político militar (…) Sí, ¿qué cosa quieren? – No, mi hijo está acá dice mi suegra, pero él dice: “¡No! ¡Mis soldados no han salido con ningún operativo esta noche! No está acá, no hay nadie… Pero mi suegra insistió, como madre. Más le insistió, y nos sacó a rastras de la oficina. ¡Carajo, las mato acá nomás! Acá no hay nadie. Tu esposo seguramente ha sido terruco, se habrá ido con su querida, habrá sido un mujeriego, fijo que se fue con su amante. Porque acá a nadie han traído. Mis soldados no han ido de operativo, no han salido”.

Imelda Cayetano continuó: “Nos arrastró, a rastras nos sacó hacia la calle. Pero, nosotros seguíamos insistiendo: - Está acá, señor, está acá, por favor-. – ¡Carajo, las vamos a matar! (…) Entonces, ahí salió una niña aproximadamente de cuatro años, y abrió la puerta y ahí estaban las prendas que han llevado de mi casa, su poncho (…)”.


La defensa

El hoy alcalde de San Borja niega los hechos, así como que el cargo que ostentaba tuviera algún tipo de responsabilidad en la toma de decisiones. Según su abogado defensor, Rafael Franco de la Cuba, “mi cliente se desempeñó en ese cargo desde el 6 de noviembre por la tarde, llegando a Huancavelica horas después de los hechos”.

Para la Fiscalía, lo que más perjudica a la defensa es que Álvarez ha cambiado de versión en más de una oportunidad desde el inicio del juicio.


EL DATO
Está previsto que la próxima semana, el martes 13 de agosto a las 9:30 am, se realice la audiencia para que, antes de fin de mes, se dicte la sentencia.



Mariano Vásquez
mvasquez@diario16.com.pe
FUENTE: http://diario16.pe/noticia/20346-nos-dijo-aacarajo-las-vamos-a-matar


No hay comentarios: