jueves, 8 de noviembre de 2012

Rosario Ponce: Al Borde del Abismo


Rosario Ponce: Al Borde del Abismo

“No lo empujé. Ciro derrapó como en un resbaladero”, asegura Rosario Ponce.
Rosario Ponce, la sobreviviente del Colca, enfrenta ahora insólita investigación fiscal por el presunto homicidio de Ciro Castillo.

El pasado miércoles 31, tras 19 meses de pesquisas, la fiscal de Arequipa, María del Rosario Lozada, formalizó investigación preparatoria a Rosario Ponce López (26) por el delito de homicidio simple en contra de su ex enamorado Ciro Castillo Rojo.

El increíble y extendido “Caso Ciro” empezó cuando ambos se extraviaron en el nevado Bomboya, en Chivay, el 4 de abril del 2011.

Nueve días después, Rosario fue rescatada con vida en un estado físico deplorable, mientras que el cadáver de Ciro fue descubierto semimomificado en un desfiladero a solo 800 metros de distancia de donde se separó de Rosario, al cabo de 206 días (CARETAS 2204).
El cuerpo de Ciro fue hallado a solo 800 metros del lugar de donde se separó de Rosario
Durante todo ese tiempo, Rosario fue llamada mentirosa y asesina en la prensa chicha y las redes sociales. Lo sorprendente es que, en su dictamen, la fiscal Lozada opina lo mismo: para ella, Rosario empujó a Ciro, producto de una pelea sentimental, matándolo en el Bomboya.

El sábado último, Rosario Ponce concedió una entrevista a CARETAS en su casa de La Molina. Estaba un poco afónica, pero de buen ánimo. Ya había leído de cabo a rabo el informe completo de la fiscal Lozada y aseguró que posee los argumentos para refutarlo. Este es su testimonio.

–La fiscal Lozada sostiene que usted empujó a Ciro.

–Mira, el perito judicial Roberto Parra descartó la caída libre. Ciro derrapó como en un resbaladero. El día de la reconstrucción incluso tuvimos que agarrar al doctor Cabrera para que no se vaya precipicio abajo. (Nota de redacción: el 21 de octubre el turista español Javier Gonzales Bautista, de 35 años, murió al desbarrancarse 50 metros en el sector de Malata, en el Colca. Hacía treking en la zona cuando resbaló por intentar recoger dos botellas de agua que había dejado).



–¿Pudo haberlo empujado de casualidad, digamos, en el fragor de una discusión?

–No es posible. La única discusión que tuvimos fue cuando él estuvo ebrio en Cusco (antes de ir al Colca). No solo lo digo yo, lo corrobora su amigo Juan Pablo Gonzales Gonzales. Entró en diablos azules y discutió con los vigilantes de la discoteca y nos sacaron a los cuatro.



–¿Quiénes pueden acreditar que no peleaban?

–Su mejor amigo Juan Manuel Pichón deja en claro en su declaración que yo era una persona tranquila y con él hemos vivido un mes.



–Ustedes compraron dos botellas de champán. ¿Tomaron durante el viaje?

–Compramos el champán más barato porque inocentemente creíamos que el más barato tenía más alcohol y que con eso podríamos prender la fogata. ¿Lo consumimos?, no. Además, ¿quién se toma un champán de a sol cincuenta?

LOS TRES GUANTES


–El documento de la fiscal Lozada señala que se halló tres guantes, uno en la mano de Ciro, otro cerca de él y un tercero en las inmediaciones de su cuerpo. ¿Eran suyos?

–Yo tenía mis dos guantes (un par) que los llevaba a todos los viajes desde que mi hermana se los compró en Vancouver, en las olimpiadas de invierno. Los llevaba porque si servían para Vancouver, aquí en la Sierra también. Cuando estábamos en la montaña, al ver que Ciro estaba con frío, le di mis guantes para que él los use.

Fiscal Lozada y una insólita acusación.
–¿Y el tercer guante del que habla la fiscal?


–Tú crees que si ese tercer guante hubiera existido, ¿no hubiera salido en prensa hace tiempo? ¿Por qué entonces no se hizo un peritaje si el guante existió?



–La fiscal también recoge lo que dijo la bombero María Teresa Pillco, quien señala que al ser rescatada usted declaró que Ciro estaba con una pierna rota cerca de la zona que luego se conocería como el de las mochilas. ¿Es cierto?

–Ella dice eso, pero su jefe la desdice y dos bomberos que estaban ahí no escucharon que le dijera eso. ¿Por qué la fiscal le cree a ella y no a las otras tres personas?

SOBREVIVIR AL BOMBOYA


–La fiscal señala también que es imposible que haya sobrevivido sin comer, beber, con temperaturas extremas durante tantos días. 

–Yo permanecí durante varios días en el lugar de las mochilas. Tomé mis propios orines, agua de lluvia, cogí granizo que se derritió y lo tomé. Comí hormigas, pasta dental. Cuando salí del refugio comí esta planta que se parece a la Matara y que rescatistas que han estado caminando por la zona han dicho que han encontrado plantas mascadas, esas son las que he comido. He tomado agua de los riachuelos. Yo no soy una persona asquienta, peor cuando estás perdida. Todo lo que se mueva te lo comes.
Rosario Ponce y Ciro Castillo
–El padre de Ciro dice que su hijo era atlético y que por lo tanto pudo sobrevivir.


–Cuando Ciro llevaba perdido un mes, vinieron rescatistas de Estados Unidos y dijeron que mientras él tuviera agua y un buen refugio, podía sobrevivir. Muchas personas afirman que tomando solo líquidos uno puede vivir. Ahora, ¿por qué se han empecinado en decir que yo no podía sobrevivir si tenía un buen refugio y tenía suficiente líquido? No me rendí y no bajé muerta de esa montaña. ¿Qué tal si él hubiera bajado vivo? Hubieran dicho que el hombre fuerte sobrevivió y la mujer por ser débil se murió en la montaña, porque eso es lo común. El padre de Ciro dice que su hijo era atlético. Sin embargo, él nunca hacía deportes. 


FUENTE: (Entrevista: Patricia Caycho)
http://www.caretas.com.pe/Main.asp?T=3082&S=&id=12&idE=1075&idSTo=0&idA=61614&NL=1



No hay comentarios: